Ben Howard | The Burgh Island

Todas las personas se hacen alguna pregunta existencial en su vida. Los hay que las centran en el origen del universo, el sentido de la vida o en Dios. Otros sobre la buena o la mala suerte de cada uno… Yo llevo un tiempo con una de esas preguntas en la cabeza. Me carcome, no me deja dormir, me hunde en la miseria, me está matando… La diré en alto para ver si alguien puede solucionarme este problema.

¿Quién dijo que el folk no puede tener un interior oscuro?

Así es, caballeros y señoritas, es cierto, es así. Ben Howard nos ha demostrado que este género, denostado durante años por las radios comerciales modernas, sigue vivito y coleando. Aún así, tengo que decir que no es un folk tipo años 60 (Bob Dylan, por ejemplo) o moderno (tipo Jake Bugg), si no muy personal.

El de Devon Shire, Inglaterra, nos presenta su tercer EP The Burgh Island, compuesto por 4 temas. Se trata de un sonido tétrico, para mí extraño, pero de gran calidad.

Su primera canción y single de la misma, Esmerelda, es rara. La más tétrica del EP, y eso ya es decir. La melodía es espectacular y, si cierras los ojos, parece sacada de un spot de un thriller, de esos que son a cámara lenta. Es simplemente perfecta para su estilo, con unos acordes repetidos sistemáticamente durante toda la canción que, aún así, no llegan a agobiarte o ha hacerse pesados en ningún momento.  Oats in the Water sigue los pasos la anterior, si bien, es bastante más tranquila.

To be alone es la canción más orquestada, y menos folk del disco. A pesar de eso es bastante buena. Por último, Burgh Island, en la que Howard se ve acompañado por Monica Heldal, esconde un secreto, ya que, aunque acabe la canción, posee una “Hidden Track” compuesta por unos acordes al rato de finalizar la misma.

Ben Howard nos ha demostrado que la evolución del Folk puede y debe ser estudiada. Su EP es un trabajo único, y que con su corta edad (apenas tiene 25 años) aún tiene tiempo para evolucionar. De todos modos, he escuchado sus otros 10 pulgadas que ofrecen un sonido menos oscuro (aunque no pierden la atractiva melancolía que caracteriza al autor) y el resultado es mucho mejor. No es un artista para masas y no dejará indiferente. O te encanta, o le odiarás.

  • Y a ti, ¿qué te ha parecido el disco? Haz tu crítica aquí mismo.
Avatar
Carlos Arguelles
Proyecto de periodista y publicista. Redactor de Hablatumúsica. Community Manager y representacion online.