Bobby Womack | The Bravest Man in the Universe

-

En los tiempos del renovarse para morir igualmente solo queda arder para seguir ardiendo, remolonear con la última bala o esquivar constantemente el tiro de gracia. Bobby Womack no será el primero ni el último de esa larga lista de artistas que tiempo atrás fueron casi dioses sobre el escenario y que, con una mezcla de modas a las que es complicado adaptarse y malos trabajos, se convierten en simples nombres destinados a ser recordados por encadenar publicaciones de sus grandes éxitos. La lista se acorta cuando una mano del presente les acoge bajo un baño de resurrección. Rick Rubin, hombre especialista en desempolvar la estrella, ya lo hizo con Neil Diamond o Johnny Cash.

Aquí la mano encargada es la hiperactiva de Damon Albarn, uno de los hombres del momento. A la ópera británica Dr. Dee y Rocket Juice & The Moon como trabajos publicados en lo que llevamos de 2012 y las gotas que nos llegan de lo que será el regreso de Blur tenemos que añadir la producción y lavado de cara del de Cleveland en The Bravest Man in the Universe.

Tenemos ciertos matices que separan los mencionados con Rubin. En este regreso de Womack, el genio se mueve bajo nuevos ritmos que, aunque no son nuevos para él –recordemos sus dos brillantes colaboraciones con el británico en el Plastic Beach de Gorillaz con Stylo y Cloud of Unknowing– le toca afrontar casi en la soledad de los 14 cortes. Casi porque encontramos dos duetos con la chica de moda Lana del Rey –en Daiglo Reflection– y Fatumata Diawara –Nothin’ Can Save Ya y un sentido homenaje a la profunda voz de Gil Scott-Heron, fallecido hace un año.

Ahí Rubin hizo un gran trabajo dentro de las características del propio cantante, creando obras atemporales de buenas canciones. Aquí Albarn pone una elegancia buscada en el tan de moda post dub-step al que Womack no solo se adapta sino que brinda una excelente lección. Al fin una obra que reviva y haga volver a un genio que a mediados de los noventa sufrió algún que otro intento de recuperar lo que se ganó en los setenta sin llegar a cuajar. Bandazos que estamos demasiado acostumbrados a ver.

Lo que podían ser duetos para intentar llamar la atención, aquí son meras anécdotas que no brillan más que fugazmente en comparación con canciones que realmente valen la pena ensalzar el álbum. Tan solo con escuchar los primeros segundos de álbum ya se demuestra la calidad que brinda el primer álbum real de Womack en una década. The Bravest Man in the Universe abre con la voz del cantante sobre un silencio en el que apenas se nota un violín. Una voz envejecida, agolpada de cicatrices bellas se ve rota ante los ritmos programados. Suena realmente bien.

La épica soul y funk orquestal que le movía en los setenta queda atrás. Tan largo como si no fuera el mismo artista, tan lejos como si no fuera el mismo artista sino un joven descubrimiento dispuesto a marcar los próximos años en la música. Saber renovarse cercano a los 70 años es mucho más que ver a un abuelo tuitear o hablar del futuro del papel.

El soul hace parada en una atemporal y preciosa Deep River en la que solo se escucha el brillante rasgueo de cuerdas del propio artista. Es la nota que le asocia con su pasado y que demuestra una pequeña paleta a modo de degustación a los que no conozcan la carrera de un titán que debió luchar contra demasiados grandes nombres de la época en dorada de la música negra. El gran tema es Stupid, séptimo corte posterior al fraseo del gran Scott-Heron, donde los programados bailan a la perfección con las frases del cantante que se hacen adictivas con un piano que la convierte en casi un clásico instantáneo. Buen gusto es poco para definir tanto esta como If There Wasn’t Something There y el álbumen general. Love is Gonna Lift You Up es una de las más accesibles, jugando con la música disco y completando una segunda parte brillante. Hay que ser valiente para lanzarse al fuego con una propuesta tan arriesgada. El más bravo del universo sigue ardiendo.

J. Castellanos
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014, llegando a ser redactor jefe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti