Broken Bells | After the Disco

3
1349

Lo que comenzó siendo una aventura hace cuatro años se ha convertido hoy en un proyecto muy serio, al menos para Brian Burton, o sea, ‘Danger Mouse’. La intención ha sido hacer un álbum disco crepuscular y triste con atmósferas que te encierren en una sensación de vacío. El vacío que queda cuando muere la música disco, y de ahí el título del álbum ‘After the Disco’ (Sony, 2014).

Desde la primera nota de ‘Perfect World’, la canción que abre la lata, se degusta esa melancolía por un género que cumple varias décadas. Los sintetizadores irrumpen en la sangre del que escucha para iniciar un baile sentimental, el último. Una canción que funciona como un flashback para dejar tras de sí 10 temas que sirven para echar de menos ese género que sin embargo está muy presente hoy en día. Broken Bells se niegan a ser pasado aunque tampoco tienen la pretensión de ser el futuro.  La honestidad de ‘After the Disco’ apunta al hoy.

A Danger Mouse se le puede achacar que produzca a U2 pero se lo monta bien para dejar a tras la cultura mainstream abrazando el rock en la soberbia producción de The Black Keys. Y en ese mareo de géneros destila su talento, pocos músicos serían capaces de resucitar el western en una pista tan bella como ‘Leave It Alone’ con esa guitarra sacada de cualquier porche del sur de los Estados Unidos y esos coros tímidos pero definidísimos. Una balada que alza los puntos fuertes de un álbum que en algún momento llega a cansarse de sí mismo. Sobre todo en sus últimos cortes.

James Mercer, de The Shins, está algo más desenganchado del proyecto pero su voz es un pilar absolutamente necesario para el grupo y canciones como ‘Holding On for Life’ lo demuestran. Ese falsete con buen gusto que barre su estribillo está al alcance de pocos. En ‘Control’, las cuerdas vocales del cantante vuelven a estar muy afinadas protagonizando el corte hasta un final disco que anima a pasarlo bien en una contradicción que puede chirriar a algunos, teniendo en cuenta la atmósfera general del álbum.

Con ‘Medicine’ o ‘No Matter What You’re Told’ comienzan a pasear por unas melodías difusas que pillan por sorpresa al romper la dinámica tristona de la primera mitad. Al menos queda esa plasticidad con la que Broken Bells envuelven todo lo que tocan, desde sus canciones a los vídeos retro futuristas que no se pueden analizar a parte. Lo que la música de esta banda evoca se traduce en esos metrajes de corta duración que son un regocijo para fans y no tan fans. Sin ese el álbum rompedor y brillante que se esperaba, ‘After the Disco’ es por derecho propio uno de los discos más interesantes de estos primeros meses de 2014.