Cosmen Adelaida | 7 Picos

-

 

EL GENIO

EQUIVOCADO

[2011]

[7,5]

¿Alguien recuerda la primera vez que se montó en el 7 Picos? ¿O la última? Si el lector no sabe de lo que está hablando quien firma esta crítica, significa que no ha conocido la era gloriosa del Parque de Atracciones de Madrid. El 7 Picos fue la primera montaña rusa que tuvo el recinto (inaugurada a la vez que el propio parque, en 1969). Era la atracción ideal para los que querían emoción pero la justa, para no quedarse en El Gusano Loco ni tener que sufrir en el Looping Star. Desafortunadamente, el tiempo pasa, y después de más de tres décadas al servicio de la diversión, el 7 Picos echó el cierre hace unos años para dar paso a las nuevas generaciones.

No se sabe si los componentes de Cosmen Adelaida – Beatriz, Elisa, Marcos, Javier Egea y Nacho – guardan algún recuerdo especial de este mítico lugar, salvo la fotografía que ilustra el disco que tenemos entre manos (¿sacada de algún álbum familiar?). Por lo tanto, el título del debut de la banda madrileña, 7 Picos, debe responder al viaje sonoro que proponen las siete pistas que lo componen, con sus subidas y sus bajadas.

Y estos altibajos no se dan en la calidad musical ni mucho menos. Como si de un recorrido por la desaparecida montaña rusa se tratase, las canciones están ordenadas de forma que los ánimos ascienden y descienden de forma vertiginosa. Como el subidón que se siente cuando el coche sube la primera cuesta, arranca el disco con Equis, donde ya se dan pistas del protagonismo que tienen las guitarras distorsionadas y ruidosas en el sonido de los Cosmen. Antes de la caída, que llegará con Si quieres, salgo un animado y más luminoso recuerdo de viejos paseos por la ciudad mejores, siempre hay una parada en lo más alto, que aparece en forma de Siete Picos, el tema titular cuyos primeros acordes recuerdan a los mejores Interpol (concretamente, a Untitled, de Turn On the Bright Lights).

Y ahí arriba se da la escena: “en Siete Picos te vi llorar”. Se vuelve a dar una brusca transición en la segunda parte, pasando del sobrio teclado de Beatriz y el ritmo militar de El día y la estremecedora Inventario – muy efectiva gracias a la gravísima voz del bajista, Marcos – al corte más alegre y optimista, Alcobendas, con un pegadizo punteo de guitarra al ritmo del cual baila el quinteto en el simpático vídeo que lo acompaña, junto a los solares y los pisos vacíos que cita la canción. El coche se para con la bonita pero también agridulce Miss Wisconsin de fondo, donde Elisa, que también es la batería de Rusos Blancos (otra banda madrileña con un reciente debut, Sí a todo), nos deja disfrutar de sus lindas cuerdas vocales.

Influencias y comparaciones aparte (se ha hablado de Los PlanetasYo la TengoPixiesLa Buena Vida…) los Cosmen son una buena representación de la escena alternativa nacional, pero no hay que caer en la tentación de meterlos en el saco del típico indie patrio, salvo por esa forma de cantar que se ha puesto tan de moda; con desgana, sin demasiada afinación, pero que no desentona en absoluto con los sonidos que la banda ha decidido hacer suyos. Para demostrar todo lo que son capaces de hacer, han sacado el máximo provecho al minutaje, creando la ilusión de que hay mucho más material del que disfrutar. A la riqueza de su sonido y sus arreglos, se suma el hecho de que los cinco componentes pasan por delante del micrófono en tan poco tiempo, acentuando esa sensación.

Cosmen Adelaida es un gran ejemplo del buen estado de salud que goza la escena underground madrileña, repleta de bandas que se patean los pequeños escenarios de la capital, y que poco a poco salen de gira y empiezan a participar en festivales. Su historia habla de constancia y bendita paciencia. Formados en 2007, dos eps (publicados en 2009 y 2010) y muchos conciertos después, el año pasado les llegó la gran oportunidad cuando quedaron finalistas en el concurso Proyecto Demo, con un pase directo al FIB. Ahora, con unos meses de rodaje de este primer ‘largo’ y las primeras confirmaciones festivaleras, (acaban de incorporarse al cartel del Contempopránea, junto a sus compañeros de sello, Odio París) este 2012 promete para el quinteto madrileño.

Son apuestas como 7 Picos las que nos permiten mantener la esperanza de que, a pesar de todo, la música saldrá adelante, porque está claro que ganas no faltan.

por Beatriz H. Viloria

Redacción #HTM
2009 - 2014 | El magazine digital, musical e independiente líder en habla hispana en internet con más de 250.000 sesiones mensuales. Un producto de Breakfast Producciones.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti