Django Django | Django Django

-

Critica Django Django de Django Django | HTM

Uno de los numerosos términos musicales manidos es el de psicodelia. En el avance de la vigésimo tercera edición del diccionario de la RAE lo define como: “Tendencia surgida en la década de 1960, caracterizada por la excitación extrema de los sentidos, estimulados por drogas alucinógenas, música estridente, luces de colores cambiantes, etc”. Esta explicación viene a colación de la “nueva“ banda Django Django. Entre comillas porque surgieron en 2009 pero no ha sido hasta ahora cuando han publicado su primer disco, de título homónimo.

Es allí donde radica una de sus virtudes: en lugar de apresurarse a sacar un largo tras haber conseguido una cierta notoriedad han preferido tomarse el tiempo necesario para hacer las cosas, en este caso publicar su primer disco, más que bien: despacio, con tiempo para la reflexión, para probar, para errar y, con todo, intentar sacar lo mejor de sí mismos. Un ejercicio que deberíamos practicar todos en lugar de tanta prisa e inmediatez. Por ello es posible que las dos primeras frases de este escrito no sean más que una curiosidad, además de suponer un adelanto de uno de los libros mejor vendidos en nuestro país; un hecho que no deja de ser fascinante.

Es así como llegamos a este cuarteto de Edimburgo ahora instalados en el este de Londres. La larga gestación de este proyecto probablemente sea el motivo principal de que hayan logrado un álbum tan ecléctico y distintivo. Desde los sonidos hasta las evocaciones pasando por las mezclas hacen que este no un disco a la usanza. Ni lo es su Introduction con ese inicio del canto de los pájaros que rápidamente se mezclan con el sonido de las máquinas de juego…va a comenzar el espectáculo, disfruten del paisaje y hagan juego que Django Django ha llegado. ¿Comienza la psicodelia? Los sentidos se activan con Hail Bop, enlazado de manera elegante y concisa dominada por un sonido tribal y místico en el que cantan: “I´ve been waiting here so long and I can take it off again”.

Es así como se da paso a Default, en el que entran en juego las luces y para aquellos interesados, las alucinaciones. Una heterogeneidad de ritmos, riffs de guitarras a lo rockero, sonidos electrónicos y unos coros repetibles, que logran cautivar a un oyente deseoso de algo nuevo, no trillado y de calidad. Su voz retocada en el estudio de manera digital de una forma interesante: con una melodía con la que se expresan, como si de un nuevo idioma a base de sonidos vocales se tratara.

Se les ha comparado a una de las bandas que tuvieron gran relevancia en la música de la última generación (ahora les llamaríamos indies) que no llegaron a cuajar en el mercado pero sí en la crítica, los también escoceses, pineros y visionarios, The Beta Band. La influencia parece evidente cuando uno lee que el batería y líder (por la variedad de sus tareas) de Django Django, David Maclean, es el hermano pequeño del teclista de aquella banda, John Maclean. También se relaciona su tipo de música con el de Hot Chip. Me aventuro a escribir que tienen ecos de Talking Heads, con todo el debido respeto a éstos, pero su faceta innovadora, a la vez que atemporal, es, al menos, motivo de comparación.

La quinta canción es Waveforms, con un inicio electro-pop, de las veces más marcadas del disco, acompaña tanto a las olas de mar, como a las del desierto. Paisaje que aparece, en un segundo plano, en la carátula del disco; una obra de arte que llega de la mano a la presentación de una obra contemporánea.

El trabajo de producción está muy logrado, sin resultar ni repetitivo y nada brusco. Es algo apreciable en Zumm Zumm, una canción cuyo estilo bebe de la música africana. Es fácil imaginar esto sonando en la ceremonia de un chamán en la curara a los enfermos o invocar a los espíritus. Mientras que Wor podría sonar a la perfección en una película de Tarantino con el que nos anunciaran que algo grande va a pasar, que nadie se pierda nada…. Por último destacar la canción Skies over Cairo, con influencias árabes, que sin pretender serlo homenajea a todos aquellos egipcios que salieron hace un año a las calles de su país a declarar que ellos tienen algo que decir.

De la misma manera que este incipiente grupo. Si siguen viajando como parece que han hecho, y así demuestran en sus creaciones, tendrán mucho que ver y contarnos. Nosotros seguiremos ávidos de historias novedosas con personalidad.


Redacción #HTM
De 2009 a 2014 fuimos el magazine digital, musical e independiente líder en habla hispana en internet con más de 250.000 sesiones mensuales. Un producto creado y dirigido por Berto Barros.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti