Efterklang | Piramida

Efterklang Piramida

Nunca he celebrado con gran efusividad la entrada de un nuevo año, pero quería empezar este 2013 dándome un gusto, escribiendo sobre algo especial. Es por eso que no tuve ninguna duda en revisar Piramida, cuarto álbum de la banda danesa Efterklang. A pesar de que su nombre (“reverberación” en danés) es relativamente poco conocido fuera de su país, el pop electrónico (Por decir algo con sentido, qué difícil es etiquetar su música, carajo) de estos tres escandinavos es a día de hoy uno de los proyectos más prometedores de la música nórdica. Su Magic Chairs (editado en febrero de 2010, bajo el sello inglés 4AD) recibió fantásticas críticas de medios de prestigio del Viejo Continente y llamó la atención de publicaciones norteamericanas (los señores de Pitchforkmedia le dieron un 7’4). Personalmente me parece un disco peculiar y bonito, con un par de temas escandalosamente buenos (Modern Drift es un caramelo de escucha obligada). Es por todo eso que el álbum que nos concierne representa un momento clave en la trayectoria de Efterklang. La pista está lista, es el momento de despegar.

Piramida es diferente a Magic Chairs, y no tiene nada que ver con alguno de sus primeros trabajos. Esta vez sí, el trío ha aprovechado a la perfección los medios que les ha ofrecido 4AD para firmar un disco maravilloso. Más emocionante, más maduro y más sólido. La abstracción de la que pecaron en sus inicios se ha convertido ahora en frescura y originalidad. Aunque la creatividad de Efterklang sigue intacta, y nos va a sorprender. Piramida nos va a hipnotizar. Porque en él se agrupan una variedad de recursos abrumadora. 10 piezas, elegantes todas ellas, que van desde  melodías con alma dream-pop (Sedna) hasta ritmos post-rock como Hollow Mountain o Apples.

Personalmente quedé hechizado por los compases de The Ghost o Black Summer, donde, al igual que otras formaciones muy de moda como The XX, hacen uso del silencio. Pero un silencio agradable, más cálido que el de los ingleses. Eso sí, sea cual sea la etiqueta, todas las creaciones de este Piramida están condimentadas con ese toque electrónico marca de la casa. Ese plus que convierte la música de Efterklang en algo tan singular como extraordinario.

  • Y a ti, ¿qué te parece el cuarto disco de Efterklang?
Avatar
Sam Gutierrez
Barcelona, París i ara Londres. Periodista. Escric a @hablatumusica. Good taste in people, music and cinema. Basketball player, Euston Power (London Premier).