Inicio CRÍTICAS El Mato a un Policia Motorizado | La Dinastia Scorpio

El Mato a un Policia Motorizado | La Dinastia Scorpio

  • LIMBO STARR

  • 8,5

Cuando arranca el reproductor, uno instintivamente piensa en los años dorados de los 90, cuando el noise era una forma de dar luz y calor a unas letras que habían perdido la esperanza en la humanidad. Nunca esto fue tan cierto como en el caso de Él Mató a Un Policía Motorizado y su rock metódico que siempre consigue mantener a la bestia enjaulada, aunque con vida. Y es en parte gracias a la apabullante tristeza de Santiago Motorizado, el cantante y bajista de este grupo de la ciudad de La Plata, que no está reñida con un oscuro optimismo que a veces puede resultar sobrecogedor, como quien se acerca a una hoguera a calentarse las manos en plena noche de invierno.

No es un descubrimiento reciente. Este grupo argentino lleva reivindicándose con calidad y buen hacer desde hace casi 10 años. ¿Qué ha cambiado en ellos para La Dinastía Scorpio? Por un lado han dejado de lado el ruido por el ruido, las guitarras afiladas, que han ganado mucho más peso, y que su estilo está mucho más definido si cabe. De esta forma, se consolidan como unos firmes herederos del legado inmortal de Los Planetas. De hecho, hay muchas similitudes entre su noise rock directo y sin recovecos, y el de otros seguidores de los granadinos: Checopolaco. Es un rock más sincero y menos “indie”, en el mejor de los sentidos. Es decir, que mira a la cara a la gente y no se esconde detrás de las gafas de pasta, los padrinos interesados o las revistas de moda. ¿Estaremos ante una nueva generación de rock de habla hispana? ¿Este espíritu cruzará el charco y se retroalimentará en el futuro de forma que el rock vuelva a las calles de nuevo en Madrid? Ojalá así sea, que algo está cambiando es evidente. El pop desafinado ya no llama la atención ni a nuestros abuelos.

De La Dinastía Scorpio, cabe destacar lo compacto del álbum, que hace muy difícil escoger un corte fundamental, puesto que es el concepto del disco lo que lo hace realmente brillante, como si fuera una de esas obras conceptuales que monopolizaron gente tan legendaria como Roger Waters. Pero el rock siempre será diferente y es capaz de acotar lo que parece que amenaza con destruirlo todo. Así es Chica de Oro, el single indiscutible de este trabajo, a pesar de que es Mujeres Bellas y Fuertes el corte que despierta la conciencia con una batería que saca de las ensoñaciones, y con su… “gritos toda la noche…” llama a terror controlado, que jamás se despega la voz de Santiago. Aquí los arpegios juguetones del teclado onírico del teclista Chatrán Chatrán tienen mucho que ver para añadir bruma a la claridad creciente de las guitarras. Siempre con contradicciones, como los buenos discos del pasado.

Y es que en ningún momento se riñen los ritmos rápidos con los medios tiempos de El Magnetismo, Terror o la espectacular Dos Galaxias, que cierra el disco. Aquí es todavía más evidente que siguen idolatrando a los magníficos Weezer, a los que han actualizado y españolizado con gusto. Y es que nadie consigue convertir la tristeza en algo tan alegre como Rivers Cuomo, Pixies y otros a los que el sonido de Él Mató a un Policía Motorizado son capaces de revitalizar para las nuevas generaciones.

  • Y a ti, ¿qué te parece el nuevo disco de Él Mató a Un Policía Motorizado?
Carlos Naval
Carlos Naval
Periodista. Formó parte de la redacción de HABLATUMÚSICA de 2010 a 2013. Actualmente continúa su carrera en diversas compañías del sector de la Comunicación.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here