Girls | Father, Son, Holy Ghost

-

Inspiración en estado puro, una sensación de ideas que bullen por salir y ser escuchadas, una creatividad incontestable… Si tuviera que decir una frase para definir Father, Son, Holy Ghost se parecería bastante a cualquiera de éstas.

Las canciones más directas del trabajo son las tres primeras Honey Bunny, Alex y Die. Siendo Die la canción más intensa del álbum y el que escribe de preferencias rockeras, es fácil reconocer que no es el estilo con el que Girls se sienten más cómodos. No es con los pasajes guitarreros de ese tema en el que desarrollan sus ideas con más claridad y su evidente herencia de padres de la música como Neil Diamond, Elvis Costello o de forma más clara Tom Petty; es en baladas increíbles como Just a Song, en la brillante y emotiva Forgiveness, y el corte que finaliza de forma magistral el disco: Jamie Marie.

Viendo la larga carrera musical de gente como Tom Petty vemos que inician su camino con temas intensos y más pegadizos (como en sus trabajos You’re gonna get it! o The Torpedoes), pero es la madurez de los propios músicos lo que les indica qué es lo que llevan dentro, y eso es algo que han de reconocer si quieren hacer que su mensaje sea completo. Puede que sus trabajos iniciales vengan fuertemente influidos por su juventud, porque es evidente que sus obras maestras aparecen cuando llevan tiempo en el mundo de la música.

Algo parecido es el proceso que han llevado Girls, pero esa revisión ha resultado una explosión de creatividad. Han cambiado la levedad, el espíritu superficial y pop barato del primer largo, en el que se dejaban más guiar por los efectos que añadían en el estudio que por la verdadera forma de sus canciones, por una creación pura. Con las ideas claras desde el principio.

La autenticidad es algo muy difícil de encontrar y muy reconocible en cualquier arte, ya sea música, pintura, cine… Pero en todos los casos tiene algo en común, y es la sensación de que no hay trampa ni cartón, que el artista se ofrece emocionalmente al receptor. Similar a la sensación que te provoca Cristopher Owens al pedir perdón a su hermano y su hermana en Forgiveness o en el corte down tempo My Ma cuando se quiebra la voz ligeramente para dejar paso a la guitarra eléctrica y el órgano hammond, dejándonos con un ritmo a cuatro en el que sólo se marcan los tres primeros golpes, como si necesitara Owens un poco de tiempo para volver a hablar.

Si conseguimos apartar los gustos musicales y apreciar realmente el mensaje, descubriendo que la música y todo lo demás no sólo se complementan sino que se necesitan, entonces podremos entender que nos encontramos indudablemente ante uno de los mejores largos del año.

DUE 13 [2011]

[9,5]

F.Naval

Fernando Naval
Fernando Naval
Fernando Naval formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. En la actualidad, prosigue su carrera musical al frente de la banda de rock Camellos.

7 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti