Guided by Voices | Let’s Go Eat the Factory

FIRE[2012]

[7,5]

Algunos grupos de la historia del rock consiguen la confianza del oyente sin ningún problema gracias a su excepcional carisma. Así, sus rarezas y extravagancias llegan a nosotros como una prueba más de su genialidad y de que son realmente únicos frente a la apabullante normalidad que amenaza con conquistar a veces un género cuyo protagonista es la guitarra eléctrica y sus referentes se pierden entre los bares y antros a lo largo y ancho del mundo. Es el caso de los irrepetibles Grateful Dead que extendieron su reinado silencioso desde la bahía de San Francisco entre 1965 y 1995, o de Guided by Voices, que es precisamente el conjunto que nos ocupa.

El recorrido de esta segunda banda tampoco tiene nada que envidiar a la de los históricos californianos, pero comenzó allá por 1983 y ha sobrevivido a toda serie de cambios de manos de su brillante líder Robert Pollard. Su voz es la única invariable de varias décadas de rock, donde demuestra en las melodías y coros las influencias del género sinfónico de los años 60 sobre un colchón de descaro sonoro de punk primigenio.

Pero la noticia destacada no es que un grupo de leyenda ha sacado un nuevo trabajo. Sino que los de Ohio, la formación clásica de los primeros discos, se ha juntado de nuevo, aunque para Pollard resulte casi secundario. Tobin Sprout, Mitch Mitchell, Kevin Fennel, Greg Demos y el nombrado cantante. El último trabajo que hicieron juntos fue el Under Bushes Under the Stars y ahora se han puesto manos a la obra, publicaron este Let’s Go Eat the Factory a principios de enero de este año y ya tienen otro disco entre manos para sacar a la venta el próximo mes de mayo: Class Clown Sports a UFO.

Componer no parece un problema para el conjunto. Tienen cientos de canciones y con su último álbum añaden 21 más a la larga lista que algún día aparecerá en cuádruples o quíntuples discos recopilatorios, como ya ha sucedido. Así, aquí nos volvemos a reencontrar con la faceta más lo-fi de la banda, la que le vio nacer y desarrollarse antes de decantarse por un tipo de rock alternativo que perdió en gran medida la sonoridad sucia que han recuperado para esta grabación. Con ese objeto han utilizado el famoso 4-track que nos hace revivir épocas pasadas. Tiempos en los que el acid de The Doors, la psicodelia de Jefferson Airplane y el factor progresivo y experimental de King Crimson eran auténticos y no poses impostadas. A pesar de sus múltiples cambios, Guided By Voices nunca perdió este espíritu que hacía que cada una de sus canciones en sus discos fueran de su padre o su madre, según se despertaban por la mañana.

Este es un mundo que vuelve de mano de la crudeza post-punk de Laundry and Lasers, The Head, Spiderfighter (más progresiva), la impactante God Loves Us o How I Met My Mother, con guiño incluido a los fans de la conocida sitcom. Junto con la genial Waves, uno de los mejores cortes y compuesto por Sprout, regalan la juvenil esencia lo-fi que inspiró o se anticipó a la refrescante aportación de los californianos Pavement con obras de arte como su Devil Between My Toes o su Forever Since Breakfast EP, los primeros trabajos de los de Pollard.

Pero también hay lugar para hacer un repaso de otras fases de la banda, como la que suavizó las afiladas garras y se vistió de la misma lana que utilizaron los punks Wire para grabar The Ideal Copy. Con un claro componente pop, pero sin dejar de lado su concepción progresiva, surgen Hang Mr. Kite, con acompañamiento orquestal incluido, la deliciosa Who Invented the Sun o Doughnut fot a Snowman. Es aquí donde puede lucirse la gran capacidad de la banda para hacer brillar todo lo que tiene algo de oro en su interior, que tiene mucho de su Hold On Hope del noventero EP del mismo nombre,  o de Do The Collapse, publicado en 1999.

Canciones cortas, sin ambages, directas a la sien, como si se tratase de un homenaje a los más de 39 años que cumple la banda desde que fue creada por un grupo de chicos a los que les gustaba tocar la guitarra. Tenemos que salvar que este Let’s Go Eat the Factory no nos desvela nada nuevo, aunque hay que recordar que la buena noticia es el regreso de los de siempre, de los que hicieron brillar su sonido más allá de las modas o de las tendencias que dan aire distinguido a los músicos que pasan desapercibidos en la historia.

por Carlos Naval

Carlos Naval
Carlos Naval
Periodista. Formó parte de la redacción de HABLATUMÚSICA de 2010 a 2013. Actualmente continúa su carrera en diversas compañías del sector de la Comunicación.