Is Tropical | I’m Leaving

El pop nunca ha sido inocuo. No en sí mismo. No por sí mismo. Es un arma como otra cualquiera que muchos utilizan para embaucar, engañar, follar, ironizar, destrozar o insultar. En manos de la persona adecuada puede convertirse en cualquier cosa. En pleno siglo XXI suena muy hipócrita decir aquello de: a mí sólo me gusta el rock, el resto es para las niñas. ¿Qué niñas?¿Las que escuchan Die Antwoord?

Is Tropical es ese tipo de gente que puede hacer oro de una piedra encontrada en el fondo del río. Con riffs repetitivos y una sonoridad que iba de la new rave de Crystal Fighters a la sensibilidad más pop de The Vaccines cautivaron a medio mundo con su ‘Native To‘ (2011, Kitsune). Ahora vuelven con un sonido mucho más épico, tal vez incluso cargado de glamour, no en vano está producido por Luke Smith, que trabajó también en ‘Total Life Forever’ (2010, Warner) de Foals. Esa barrera de ruido tras la que se escondían ha desaparecido, para dejarse ver tal como son, con sus numerosas virtudes y también defectos.

Quien haya escuchado ‘Dancing Anymore’ podrá atestiguar que es una de las canciones más sensuales y adictivas del año. Una estructura sencilla soportada sobre un bajo machacón permite que bailen unas guitarras ligeras, livianas, etéreas al son de una voz estremecedora y sexy. Quien haya visto el videoclip, que sólo puede verse en Vimeo por su profunda carga de contenido sexual (a pesar de que no participa ninguna mujer humana), podrá confirmar que la concepción musical de Simon Milner, Gary Barber y Dominic Apa, el trío que compone Is Tropical, no tiene nada de convencional.

Temazos como ‘Lover’s Cave’, ‘Video’, ‘All Night’, ‘Cry’ o la increíble ‘Toulouse’ se suceden en el disco como si fueran himnos contemporáneos, al estilo de los inolvidables Wu Lyf. Sencillos, directos, pegadizos, deliciosos e incluso en momento sobrecogedores. En muchos sentidos, Is Tropical es un renovado grupo con un encanto muy especial. Se muestran de principio a fin del largo siempre desnudos, libres y sin las ataduras de una banda de éxito. Sin duda, el momento propicio para conocerlos, disfrutarlos y degustarlos con pausa.

El único pero del disco es la irregularidad, cayendo en picado en el tercer corte ‘Lilith’, con una idea totalmente diferente, o con la balada ‘Leave the Party’. A esas alturas aún no había llegado la hora de recoger las velas, sino de desatar el vendaval de ‘Cry’, que ya no podrá alcanzar la altura que debería. Otras canciones como ‘Sun Sun’ resultan todavía más desconcertantes, como encontrar una margarita insulsa en un campo de calaveras.

Pero la despedida con ‘Yellow Teeth’ puede redimir hasta a un ángel caído, a pesar de que recuerda a otros londinenses, Palma Violets, no tan prometedores. El pop está más vivo y de actualidad que nunca gracias a grupos como Is Tropical, y esperemos que por muchos años.

Carlos Naval
Carlos Naval
Periodista. Formó parte de la redacción de HABLATUMÚSICA de 2010 a 2013. Actualmente continúa su carrera en diversas compañías del sector de la Comunicación.