Liars | WIXIW

-

Liars es puro siglo XXI. Esa necesidad acuciante por buscar un sentido un lugar que ocupar y, sobre todo y como grupo que no renuncia a nada, a buscar el sonido de la nueva era. Si no, no se explica cómo han pasado en 12 años del post-punk más lacerante a la electrónica de drones y coros con falsete. Si no, no se explica cómo son capaces de cambiar su rostro sin que su producto pierda calidad. Debe ser eso, precisamente su afán de superación, de considerarse capaces de lo que algunos sólo pueden soñar, lo que les empuja para continuar. Pero, sin embargo, como suele suceder cuando uno se arriesga a lanzarse hacia adelante, a veces uno sueña con recuperar el pasado, que para algunos siempre fue mejor. Y aunque me duela decirlo en la mayoría de ocasiones, para su sexto álbum, WIXIW, esta última afirmación es cierta y uno se queda con otras obras pretéritas, aunque seguramente por solidez y calidad este disco sea mejor que todos los anteriores.

Este trío se formó en los albores del nuevo milenio el mismo año 2000 en Brooklyn. Angus Andrew, Aaron Hemphill y Julian Gross se unieron para hacer música experimental lacerante, con baterías y guitarras espinosas en la línea de algunos grupos de géneros más duros como Rage Against the Machine, aunque en la línea de otras bandas como Gang of Four. Luego, el tutelaje de gente como Dave Sitek de TV on the Radio les impulsó a ir más allá, algo con lo que no pararon hasta el genial Drum’s Not Dead. Allí sentaron las bases de su estilo, que han recuperado en su máxima expresión para WIXIW. Ya con la imagen quieren transmitir pura frialdad, deshumanización total, matemática en el nombre capicúa… Ése y no otro es, en gran parte, el espíritu del siglo XXI, la post-modernidad y el apogeo de las máquinas.

Así, una de las piezas que reafirma esta sensación es la misma The Exact Colour of Doubt, el primer corte del largo. La canción te desliza suavemente por ese imaginario delicado y que separa con una delgada línea la música del caos, y que tiene tan buenísimos representantes en este disco. Sobre todo a partir de Octagon y con el single No.1 Against the Rush como mejor representante -‘again and again and again and again and again’, como si se tratara de la genial Silver Soul de Beach House y su mito del eterno retorno-. Escuchando esta canción, A Ring on Every Finger o la que da nombre al disco Wixiw, que también es una especie de palíndromo musical, uno se imagina a la banda grabando en el polígono abandonado de Los Ángeles, donde decidieron encerrarse para crear esta obra. Sin embargo, es evidente que este viaje catártico de Berlín a la gran ciudad del oeste norteamericano  no les funcionó como a M83, a los que les despertó su vena más sensible y emocional.

El mismo trío de Brooklyn afirmó que querían reflejar con el título del disco la sensación de que el trabajo realizado y el camino que se ha hecho le puede devolver a alguien al lugar de donde viene. Sin embargo, en este caso, volver a Drum’s Not Dead era lo más esperado y previsible de lo que cabía imaginar. A pesar de eso, no hay que quitar el mérito a canciones en la línea industrial más pop, como Ill Valley Prodigies o Flood to Flood que le devuelve la importancia que merece a la guitarra de este maravilloso grupo.

Carlos Naval
Periodista. Formó parte de la redacción de HABLATUMÚSICA de 2010 a 2013. Actualmente continúa su carrera en diversas compañías del sector de la Comunicación.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti