Love of Lesbian | La noche eterna. Los dias no vividos

La expectación ha sido máxima. Y ellos eran plenamente conscientes de ello. Tras sobrevivir a una gira que duró cerca de dos años y lograr un merecido disco de oro con su magistral 1999 (2009, Warner Music), Love of Lesbian anunció que su nuevo trabajo vería la luz el 22 de mayo. Tras ello, la banda de Sant Vicent dels Horts ha ido jugueteando con el apetito de sus seguidores, revelando el aspecto de su séptimo trabajo de estudio en dos paquetes de tres canciones cada uno. Una estrategia que ha servido para resaltar la salida de La noche eterna. Los días no vividos, un proyecto dividido en dos partes y fraccionado en 18 temas.

En su retorno, la formación catalana ha optado por un producto no tan conceptual como el que fue 1999. Ahora hablan de la oscuridad y el anonimato dentro de una gran ciudad. “El disco es un bloque de pisos, y cada canción se mete en cada una de sus viviendas”, reconoce Santi Balmes, voz de Love of Lesbian. Balmes también admite otras influencias, como por ejemplo la película Drive (y su soberbia BSO, pura electrónica años 80) y el grupo francés M83. Ambas fuentes de inspiración han dotado de una tenebrosidad a este álbum que no percibimos en 1999, que fue más épico que oscuro. Buenos ejemplos de ello son La noche eterna (corte inicial, un comienzo solemne, muy similar por el que Vetusta Morla optó en Los Días Raros) o Belice, tensa y subterránea, una de las propuestas que más nos ha convencido.

Y es que musicalmente, el quinteto parece haber seguido una línea bastante semejante a lo que nos mostró en su anterior trabajo. Para bien o para mal, la renovación es prácticamente inexistente, pero en ningún momento se es repetitivo ni redundante. Eso sí, la fórmula con la que han triunfado se ha visto únicamente aliñada con una dosis de toques ochenteros que hace este La noche eterna. Los días no vividos un producto más bailable, aunque también más uniforme que su predecesor.

Por otro lado, no se puede concebir la música de Love of Lesbian sin su característico sentido del humor. La noche eterna. Los días no vividos viene repleto de letras más cómicas y absurdas que nunca, con Pizzigatos o Si tu me dices Ben, yo digo Affleck (!!!) como grandes paradigmas, y de ese buen rollo lesbiano que en esta ocasión se hace evidente en Nadie por las calles, mágica, o Radio Himalaya, crítica y dicharachera a la par.

La música de Love of Lesbian no es ni virtuosismo ni riqueza musical. La banda catalana es única en su especie y siempre ha tenido por bandera la festividad, una conexión inimitable con el público y el valor para, por poner un ejemplo, dedicar una canción a los toros de la Wii. Este nuevo disco promete unos directos asombrosos, lleva implícita esa “esencia LOL” y realza tanto sus puntos fuertes como sus “debe mejorar”. Aunque sin embargo, no podemos estar más de acuerdo con ellos cuando en una de sus letras declaran “puede que en realidad seamos únicos”.

Avatar
Sam Gutierrez
Barcelona, París i ara Londres. Periodista. Escric a @hablatumusica. Good taste in people, music and cinema. Basketball player, Euston Power (London Premier).