Maika Makovski | Desaparecer

WARNER MUSIC [2011]

[5.5]

¿Lucimiento personal o arreglos instrumentales que atrapan? En estos términos se debate el trabajo de Maika Makovski. No es algo nuevo para la artista, que lo único que tiene claro es que su estilo siempre pasa por los agudos de su fantástica voz. Suena pobre para estar hablando de una artista a la que se atribuyen unos puntos fuertes entre los que destaca su creatividad y ser una intérprete polifacética (guitarrista, pianista y cantante).

Un piano con una partitura influida por el romanticismo más clásico es la base del primer corte, un tema deslavazado completamente del estilo de Desaparecer que sólo tiene por objeto poner a la altura de diva a Maika. En mi opinión, una situación del tema absurda y sin sentido.

Parecía una casualidad, pero no es así, el largo está lleno de absurdos en cuanto a la disposición: Abre con un tema basado en el lucimiento vocal, continúa con una canción que camina sobre riffs de piano y guitarra más agresivos, creando un gran contraste;  sigue con dos cortes de influencia cabaret el primero y blues el segundo, de gran interés y sensualidad, para continuar con tres grandísimos fiascos, recuperar de nuevo la calidad y caer en picado al final.

Los tres grandes fiascos vienen a ser The Empress Womb, Frozen Landscape y The Gate, más propia de músicos que apelan a la emoción fácil y al espíritu comercial de la música como James Blunt o las baladas más típicas de Coldplay, un auténtico desastre. Frozen Landscape es especialmente frustrante, con lucimientos vocales innecesarios que deslucen el carácter de la canción.

Una buena noticia conforme se desarrolla el largo: Iron Bells, más propia de Jefferson Airplane, con una voz temblorosa que transmite profundas sensaciones al oyente, que embelesa con unos coros perfectos. La sensualidad y la cadencia de Avoiding You y Trying to Live Here conducen por pasajes tristes con un omnipresente piano, para volver a caer en Disappear, probablemente la segunda parte de la exasperante The Empress Womb.

Sin intentar delimitar la valoración al estilo que explota en cada corte Maika, queda patente que los de mayor interés son los que se sustentan sobre arreglos instrumentales, en los que los músicos llevan el peso de la canción, que en los que la cantante se obceca en mostrar sus grandes dotes. Llama la atención la gran habilidad que tiene la compositora de convertir un blus a tiempo lento en una canción sensual y delicada, recurso que no explota como debiera para dar un camino firme al trabajo.

Maika sabe el mensaje que quiere transmitir, da esa sensación, está claro que se cree capaz de ello… ¿Cuándo será el momento de jugar a ser diva y explotar únicamente su faceta artística? ¿Se puede utilizar al gran literato Edgar Allan Poe como excusa para hacer doce composiciones al propio gusto y sin orden musical atractivo? El escritor era un maestro de la ordenación de palabras, un mago de la literatura, que llevaba al lector por donde deseaba. Las diferencias entre su obra y la de la cantante son notables.

A veces el camino para convencer pasa por reafirmarse en los propios objetivos, no por mostrar la gran variedad de recursos. La capacidad de usar muchos recursos denota a un gran intérprete, no a un gran creador.

Fernando Naval

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.