Maika Makovski | Thank You For the Boots

ORIGAMI

 

 [2012][5,8]

La incansable Maika Makovski continúa su carrera musical con Thank You for the Boots para deleitar al público con su habilidad al piano y su extraordinaria técnica vocal y aguda voz. La artista multidisciplinar muestra que tiene un fondo de armario de ideas musicales repleto al convertir en costumbre sacar un LP al año, y más al cambiar de rumbo tras el anterior largo: Desaparecer.

Maika ha sido instruida desde pequeña como una artista pura, formándose en fotografía y pintura y comenzando su educación musical en varios instrumentos de forma que a los 14 años ya daba conciertos. La creatividad que puede desarrollar alguien rodeado de un mundo artístico y creativo no es la misma que alguien que trabaja en otros campos nada relacionados con el arte. No es que eso reste mérito sino que explica la inquietud constante por desarrollarse.

Curiosamente, como apunté en la crítica de Desaparecer, los arreglos instrumentales y las melodías están muy bien estructuradas, pero lo están de forma nefasta el orden de los cortes y el desarrollo del largo. Cuidar lo primero aporta la calidad y está al día puesto que la música hoy en día se consume de forma más directa, más canciones sueltas, menos trabajos completos. Cuidar lo segundo aporta la brillantez de un trabajo cerrado, alumbra las ideas y las hace más creíbles, y en algunos casos levanta los largos a la altura de míticos.

Para bastantes músicos, montar un largo tiene el carácter de obra clásica con diferentes movimientos (la estructura clásica típica eran tres movimientos por obra: Andante-Largo-Presto) pero con un concepto que haga de unión. Para Maika no es así. Por poner ejemplos el paso de No News a Cool Cat es uno de los menos sutiles que he escuchado últimamente. Mientras que el primero es el corte más brillante por su ritmo mágico de piano, en el que juega con los espacios y una técnica a la hora de colocar la voz prodigiosa, el segundo desarrolla un estilo cabaretero con un banjo y un piano a la contra y con una letra insulsa.

Las virtudes del disco se encuentran en el disco de forma aislada y salteada, al jugar con su espíritu taciturno como en Number, Vulnerable o No News, que abandona la sobriedad de los anteriores discos y da un paso adelante mostrando cuál podría ser su estilo más definido y con mayor interés.

El verdadero problema de la cantante es que las virtudes como una buena voz o una habilidad grande para tocar el piano o la guitarra emboban al público pero muchas veces aburren a los músicos si no viene acompañado de un mensaje cuidado y auténtico. Entonces pasas a subir la escalera totalmente respetable del intérprete brillante y abandonas la del compositor. Encuentro cierta analogía entre la trayectoria de Maika Makovski a la de Farinelli, un castrato italiano que vivía de dar espectáculo con su prodigiosa voz, hasta que, frustrado por lo insípido del mensaje que arrojaba, abandonó las melodías de mono de feria por las preciosas y solemnes composiciones de Haendel.

No está mal en estas fechas contar con trabajos insulsos y frescos perfectos para que llegue el Sol, acordes de piano a la contra para encontrar algo acelerado y dinámico… Pero es de vital importancia replantearse el mensaje, buscar algo auténtico y exprimirlo. Dar pasos hacia tu sello personal y mostrarlo para tener un discurso coherente y de calidad. Lo demás es dar palos de ciego.

por Fernando Naval

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.