My Bloody Valentine | m b v

-

  • MBV HTMPICKPOCKET RECORDS

  • 8

Bill, atrapado en el tiempo, Murray está sentado en el pasillo de uno de los cientos de miles de karaokes que hay en Tokio. Ese actor de carisma infinito apoya su espalda en una pared con estampado de cebra. A su lado la más dulce de todas las Scarlett Johansson esculpe sus labios en el filtro de un cigarrillo. La escena se rompe con postales de la ciudad japonesa y un sonido de guitarras litúrgicas que arañan el paisaje y el alma de estos dos seres humanos. La voz densa y somnolienta de Kevin Shields acompaña a Murray a la habitación de hotel mientras este lleva en brazos a lo mejor que le ha pasado en años, la señorita Johansson. Los acordes de Sometimes se apagan levemente.

Existen muchas historias de cómo y cuándo alguien, tú mismo, o los músicos de turno, escucharon a My Bloody Valentine por primera vez. En mi caso fue Sofia Coppola y su Lost in Trasnslation la encargada de arrastrarme a la dimensión sonora de Shields.

Posiblemente m b v sea el disco más esperado y a la vez el menos esperado de las dos últimas décadas. Los fans han salivado una y otra vez durante años cada vez que Shields declaraba en alguna entrevista que había material grabado. En 1997 se le oyó decir que habría nuevo disco o él moriría. No ocurrió ninguna de las dos cosas. Ya nadie esperaba nada. ¿Y qué más daba? La banda irlandesa ha hecho historia con tan solo dos álbumes. Uno de ellos considerado la obra maestra absoluta del shoegazing. El noise pop nunca escaló tan alto. Hablamos de Loveless, claro. Dicen que había decenas de ingenieros de sonidos en la grabación y que ese esfuerzo mastodóntico por arropar la obsesión de Shields por el sonido perfecto dejó a su discográfica en quiebra. Han pasado más de 20 años desde entonces, Creation Records, la que era su discográfica, ya no existe. Sin embargo la búsqueda por ese sonido único no ha desaparecido.

¿Qué han hecho estos tipos durante tantos años con estas melodías que claramente fueron grabadas hace más de una década? La batería de Colm Ó Cíosóig, el bajo de Debbie Googe, la voz y la guitarra de Bilinda Butcher y el genio de Kevin han estado jugando durante media vida con sonidos pertenecientes a otro estado de la conciencia. Las millones de ideas que pelean por salir del cerebro del líder hacen de él un ser inestable en la incansable búsqueda de una quimera imposible. No existe el sonido perfecto. Aunque esta vez, como hace 20 años, se ha acercado peligrosamente a su objetivo.

Precisamente con una especie de Sometimes enfrentado a un espejo comienza m b v. She Found Now está construida sobre una tímida línea de rasgueo sosegado sobre la que se alza el susurro de Shields. Después de romper la membrana del sonido o del sentido común nos asomamos a Only Tomorrow, un bucle donde el bajo y la batería repiquetean el mismo y familiar acorde mientras la voz de Butcher plasma un paisaje de color azul amoratado. La guitarra sigue arrastrándose entre los huecos que dejan la materia gris en Who Sees You. El sonido que propone Shields en este tercer corte está en una constante decaída de la que se levanta sin esperanza una y otra vez.

Los teclados de Is This And Yes abordan el disco y Butcher gana poder. La atmósfera que proponen está repleta de tensión y la percusión se transforma en golpes de nerviosismo. Son la llegada de aquello que tememos. New You llega para despertarnos de golpe. De repente escuchamos una canción pop, sin capas.  My Bloody Valentine demuestran que saben moverse dentro de lo convencional tan bien como cualquiera pero en seguida volvemos a caer en el estado rem. Vuelven los rápidos movimientos oculares. Los espasmos. In Another Way nos somete primero, para entrar, después, en el particular universo del que luego nos costará tanto salir. La guitarra se mueve entre el ruido y la melodía esperanzadora. Butcher vuelve a acariciar los oídos con su voz. No tardarán en volver a ser agitados.

Wonder 2, la última canción de m b v, la abren unos cuantos helicópteros  y una guitarra esquizofrénica. El tono fantasmal de Shields cierra un álbum a la altura de su predecesor. La mala noticia es que m b v no va a ser ni la mitad de trascendente de lo que fue Loveless. La esencia de ese sonido casi perfecto se ha mantenido intacta, pero el mundo le lleva a Shields bastantes vueltas de ventaja.

Pedro Moral
Periodista especializado en Cine, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue su carrera en diversos medios.

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti