Pure Bathing Culture | Moon Tides

Un alto porcentaje de la música que escuchamos o el arte que observamos a diario no es más que un reciclaje de lo que alguien inventó años atrás. La originalidad murió en algún museo o estudio de grabación y cada cierto tiempo da una calada de vida y ataca en un pequeño rincón del mundo dando la última estocada. Lo que importa en estos días es que lo que se crea tenga calidad, que consiga sorprender o sea digno de pertenecer a la época en la que está proyectada.

Aquí la diferencia es otra. Pongámonos en situación. Cuando aparecieron The Strokes con su debut o cuando lo hicieron Oasis con sus primeros álbumes, nadie ponía en duda que su trabajo bebía demasiado de fuentes pero estaban justificadas en favor de la calidad. El problema es que con ellos llegó una horda de bandas hoy olvidadas que se subieron al carro. Lo mismo parece ocurrir con Beach House.

El dúo de Baltimore abrió en 2006 un camino de renovación del dream pop que ha calado. Y con esas llegan Pure Bathing Culture, un dúo -si- que propone canciones bonitas y gustosas que navegan en las mismas aguas que lo que llevan haciendo Victoria Legran y Alex Scally durante cinco años y cuatro álbumes.

J. Castellanos
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014, llegando a ser redactor jefe.