Red Hot Chili Peppers | I´m With You

-

La partida por parte de John Frusciante de la banda más californiana del funk, Red Hot Chili Peppers, era un mal presagio respecto a las expectativas del nuevo trabajo que se estaba gestando. Como con otros muchos proyectos, así en música como en otras tantas facetas como el cine, la literatura o el entretenimiento entre otras, el problema reside en sí en las expectativas, no en el resultado final. No es un disco convencional de los Peppers, sigue teniendo su sello pero los ingredientes son distintos. Expectativas a parte, es un disco más que decente, con temas muy recomendables aunque no llegue al nivel de su mejor álbum, el Californication (1999); las comparaciones son odiosas.

Entrando en materia, este es su primer álbum desde el malogrado Stadium Arcadium (2006). Dadas las circunstancias la entrada del disco debe golpear fuerte y así lo hace, con el primer tema “Monarchy of Roses”, una apertura potente con un aire a los Beatles del Sgt. Pepper´s que se repite en otra cara del prisma en “Happiness Loves Company”, un corte tan alegre y juguetón que dan ganas de vomitar flores mientras corres por el campo, sin que sirva de ofensa.

Uno de los factores más influyentes en la grabación de este disco es, como he dicho antes, el abandono de Frusciante de la banda y la entrada de Josh Klinghoffer. Como consecuencia la guitarra pasa a un segundo plano de arreglos ambientales y sutiles y un acompañamiento más simple con riffs más planos que tampoco logran levantar cabeza en los solos. Esto abre paso a la sección rítmica, con Chad Smith (batería) y Flea (bajo), para lucirse y definir las canciones de una manera más relevante; la base de su estilo siempre ha sido esta, pero con la entrada de Frusciante la guitarra dio un paso adelante que ahora ha rectificado, dibujando pinceladas que completan pero en las que no reside la base primordial de la canción.

Si algo puede describir a este álbum es el crisol de estilos que se fusionan con el funk en una extraña mezcolanza que a veces funciona y en pocas ocasionas renquea y abre ciertas fisuras en la estructura del disco. El tema “Factory of Faith” se baña en un estilo disco muy noventero en el tramo final de la canción, mientras “Did I Let You Know” o “Dance, Dance, Dance” (tema que cierra el disco) mezcla a lo largo de ambas canciones el funk con ritmos afro-caribeños (solo les falta colaborar con Pitbull o Shakira en la primera de estas). Igualmente siguen tonteando con el rock, con el ejemplo de “Brendan´s Death Song”, una power ballad de las de antaño que seguramente deje sin gas todos los mecheros en su próxima gira. Para no alarmar a los fans, el funk sigue siendo la pieza central, como podemos escuchar en los temas “Ethiopia” y “Goodbye Hooray” que mantienen la trayectoria de su sonido más reciente, dejando atrás el funk y el punk más hardcore para dar así cabida a un público más accesible. Ya nos tienen acostumbrados a este giro en el sonido de la banda, pero cuando “The Adventures of Rain Dance Maggie” y “Police Station”, herederos más directos de este actual sonido, se enfrentan a otros temas la comparación es irremediable y dolorosa.

La parte vocal, con la voz principal de Anthony Kiedis retoma cierta tendencia en el rapeo y otros aspectos menos melódicos en la voz de los temas. En “Look Around” nos encontramos con una parte que recuerda mucho a su tema “By the Way” en el puente de ambas canciones. Igualmente en el tema “Even You Brutus”, uno de los temas más destacables del disco debido a su originalidad y su rollo cabaretero que funciona a la perfección, apreciamos ese retorno al parafraseo que marcó la esencia de la voz de Kiedis. Por otro lado los coros son uno de los factores en los que acierta el nuevo Klinghoffer, haciendo suyo el registro alto de los temas emulando espectacularmente a Frusciante, lo cual se aprecia perfectamente en los coros del tema “Meet Me at the Corner”.

Las letras mantienen el tono irreverente, provocativo e irónico, como en esta parte de su single: “Tic-toc, I want to rock you like the 80s / Cock-blocking isn’t allowed / Tug boat sheila is into memorabilia / Who said three is a crowd? / We better get it on the go” (buscad la traducción si no se entiende, no tiene desperdicio).

El mayor problema de este I´m With You (2011) es algo muy recurrente en la trayectoria de los Chili Peppers, y es el tremendo bajón en los estribillos. En un disco como este, poblado de guiños a distintos géneros y con un tono tan experimental, choca sobremanera que la mayoría de los estribillos sean muy similares entre sí en cuanto al estilo. Esto puede ser una estrategia fácil, si el estribillo es pegadizo la canción triunfa, pero aquí huele a chamusquina desde lejos. Contras aparte, es un disco interesante y que muestra un nuevo camino en la música de los californianos, con aspectos que cambian sustancialmente su sonido y que en un futuro veremos si evoluciona favorablemente. Como primer paso no se pueden quejar.

WARNER BROS. RECORDS [2011]

[6,7]

J. Roa

José Roa
José Roa
Músico y periodista, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2010 a 2014, llegando a ser editor jefe y alcanzando especial repercusión con su columna 'La Guillotina', editada en 2013 y 2014.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti