She and Him | Volume 3

-

MERGE RECORDS

7

Pocos mortales sobre la faz de la Tierra tiene el don de convertir una mala experiencia en algo positivo de lo que sacar partido. Y lo mejor de todo es que Zooey Deschanel lo hace de una manera dulce, quitándole las durezas de las malas maneras y revistiéndolas de suaves e inofensivas melodías que nos llegan hasta el corazón.

El dúo She and Him, o también conocidos como Zooey Deschanel y M. Ward, se han vuelto a juntar para dar vida a este nuevo disco llamado Volume 3, con 14 canciones, de las cuales 3 de ellas, Baby, Sunday Girl y Hold me, Thrill me, kiss me, son covers.  Este nuevo disco tiene una novedad a sus espaldas y es que es el primer disco de Deschanel tras su divorcio con el vocalista de Death Cab for Cutie, Ben Gibbard. He ahí el por qué de sus letras que hablan de desilusión y de una relación que pudo llegar a ser algo, pero que se quedó solo en ilusiones.

Es así como arranca la primera canción, I´ve got your number, con unas melodías que nos pone en la mente un soleado horizonte californiano, mientras que sus letras nos ponen en medio de una discusión con frases como i sacrifice myself at the altar of someone else´s love for me/ no, that doesn´t comfort me.  Las canciones que siguen al conjunto tienen unas melodías apacibles que bien te pueden llevar a pensar en los felices años 20´s con esos afiches de familias felices en lo que todo es ideal. Y es que la misma Zooey, con ese rostro angelical y su curiosa manera de vestir forma parte de esa estampa. I could´ve been your girl, es otra de las grandes canciones del disco, con mucho ritmo, pero que esconde tras unos marcados punteos de guitarra la verdadera melancolía de su letras, en la que casi podemos ver las lágrimas correr por su rostro.

En la segunda parte del disco encontramos cortes como Together, en la que nuestros cuerpos bailan a la par de la música, y es que ese solo de saxo de le da un toque jazz a la composición, muy acertado. En el cover Sunday Girl, se mantiene bastante fiel al original de la Señorita Debby Harris, ya que en ambas destaca la voz femenina como principal protagonista. Las baladas, London y Shadow of Love, son dos cortes casi a capela, ya que en la primera le acompaña un modesto piano que se queda en segundo plano todo el tiempo y en la otra los instrumentos de cuerda son realmente discretos. Para finalizar, hay un Reprise (I could´ve been your girl) con un importante juego de voces que suenan a góspel celestial, funcionando muy bien como cierre del disco.

Como he mencionado antes, las letras tienen una historia de desamor reciente que contrasta muy bien con melodías afables. Esto trae dos lecturas opcionales del disco, que depende mucho de la actitud y la situación actual de oyente, ya que podrían ser el acompañamiento perfecto, junto con un cuenco de helado, para llorar un desamor o por el contrario ser un buen complemento a un pic-nic veraniego. Nuevamente en nuestros manos recae la decisión de sacarle buen provecho a todas las situaciones, buenas o malas.

Veronica Chamorro
¿Biografía? Soy demasiado jóven para tener una de esas.. Redactora en Hablatumúsica. Estudiante de Comunicación Audiovisual.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti