Spiritualized | Sweet Heart Sweet Light

-

Tomar drogas para hacer música para tomar drogas para…la vida de Jason Pierce se volvió un infierno físico y un cielo creativo bajo este lema proclamado en letras rojas que traerían sangre en forma de líneas que separan la vida de la muerte. Nadie ha vivido tanto en tan poco desde los tiempos en los que el rock seguía vivo. Bowie. Richards. Reed. Aquello le costó que su corazón dejara de moverse. Dos veces. Ocurrió en 2005 y desde aquel momento Pierce comenzó a agarrarse a la vida y con ello se ha sacado de la cabeza Songs in A&E y el nuevo Sweet Heart Sweet Light. Dos discos de una genialidad que cuesta comprender el por qué Spiritualized no es lo suficientemente mentado por los amantes de esto.

Porque este corazón de tres vidas decidió volver a robar el gospel como una vez hizo Ray Charles y aplicarle esas dosis de distorsión que siempre han estado en el cuerpo del inglés, creando un género único por el que moverse por toda una discografía llena de álbumes venerables. Voces angelicales y guitarras ardiendo. Tras los respiros del que caminó en la cuerda floja de Songs in A&E ha dejado pasar cuatro años tan largos como estos últimos para volver a dar un golpe en la mesa. Uno definitivo.

Definitivo porque es difícil pensar en algo superior a Sweet Heart Sweet Light, un álbum que no sólo olvida ese gusto por los coros femeninos que tanto le gustan al genio de Rugby sino que los explota con sumo placer sin resultar cargantes. Unas letras que se mueven entre la melancolía y la contrariedad de vivir la vida con regusto a muerte, como un evangelista de los bajos fondos con tufo a fin en los que también debe vivir ese dios al que siempre llama.

Con una intro (Huh?) que se arrima a la locura épica del Ladies & Gentlemen We are Floating in the Space –imposible no hacer comparaciones con el disco que define su carrera y la parte más creativa de los noventa- y que da paso a una auténtica bala de recortada de ocho minutos como Hey Jane que trastoca al oyente. Si bien Pierce no es capaz de detener el tiempo sí que consigue ralentizarlo. Apuesten a ver qué músico rock es capaz de crear una canción de tal minutaje sin que resulte aburrida y sobrante. Sin ese descanso del que pretende rellenar discos que deberían ser EPs aparece Little Girl, esas benditas voces que pretenden dar fuerza a la triste voz del que canta y una exquisita sonoridad a base de instrumentos de cuerda que dobla las apuestas que reivindican que toda esa química que entró en aquel cuerpo se transforma y expulsa en gloriosas canciones como Get What You Deserve, coloreada de psicodelia oriental.

Too Late como balada a piano. Headin’ For the Top Now como blues distorsionado y espacial. I Am What I Am como un rock glam cuidadosamente descuidado. Mary como un lloro de violines clásicos sobre guitarras enloquecidas. Finaliza esta nueva cumbre en su carrera la magnífica –como cada corte- So Long You Pretty Thing, sobre líneas de banjo y cuerda, arrastrando la voz en un último suspiro exhausto, como el ciclista en el sprint final, para volver a ganar la etapa. Coronarse en este Tourmalet 2012.  Spiritualized, Spaceman o Jason Pierce demuestra que la vida puede ser maravillosa aunque sea una mierda. Una vez más. Gracias a la música.

J. Castellanos
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014, llegando a ser redactor jefe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti