The Courteeners | Anna

-

  • V2 MUSIC LIMITED

  • 4,2

Si hay algo que me ilumina la mañana y hace saltar mi entusiasmo en triples saltos mortales es que me vea envuelto en el análisis de un álbum que me ofrezca algo nuevo, algo que jamás haya escuchado. Pues bien, este no es el caso, así que no hay acrobacias de júbilo alegórico. Con la intención de que no se me malinterprete, antes de continuar, señalaré que no es un mal disco ni está repleto de bazofias musicales y así suavizo la impresión que mi entrada haya podido crear, pero están ofreciendo algo tan semejante a otras bandas que la impresión de escuchar un remix estilístico es irremediable.

Un grupo siempre tiene que tener, aunque sea tan solo un detalle, algo que lo defina y diferencie personalmente. Los británicos The Courteeners son una amalgama peligrosa de distintos constituyentes enlazados pero no compactos, un fotograma tras otro que al pasar no dan sensación de cohesión. Un elemento por aquí, un detalle por allá y cada factor es reconocible de antemano, con lo que ANNA (2012) resulta en un collage mal compactado, de influencias no interiorizadas pegadas en una secuencia, que no convergen en un estilo único y propio.

Los tímidos intentos de renovación terminan en una simple extensión de dichos préstamos musicales, ya sea en Push Yourself o en Van der Graff  y en general el álbum toma otra dirección distinta a la de sus dos anteriores trabajos, que en su momento se engancharon a la ola del indie y la explotaron tardíamente, al igual que hacen en este nuevo álbum. La sensación de mediocridad, creciente en este trabajo, llega a puntos de ridiculez en Welcome to the Rave, sumando coros facilones en una escala a la que un psiquiatra prescribiría reclusión permanente. Y el mayor culpable de que este efecto lacre su trabajo es la preocupante impersonalidad de sus recursos. Son ajenos, no propios y por ello destaca la falta naturalidad en su interpretación; quizás si rebuscaran lo que realmente emana de ellos este efecto cesaría. Basta de apropiaciones y conformismos.

Si en The Sharks Are Circling Liam James Fray te recuerda a Alex Turner y sus Arctic Monkeys (aunque sea una tendencia relativamente constante durante el álbum), no te preocupes, no te has vuelto loco; al igual que si crees escuchar a The Editors en Are You in Love With a Notion? o MGMT en Lose Control. El resto de comparaciones las dejo para que jueguen los demás.

Al igual que sus composiciones se basan en sencillos riffs ya ajados del uso y demás parafernalia de uso regular en este género –a pesar de que los intentos de rock estén presentes aunque igualmente no propios, como Here Come the Young Men-, la producción sigue los mismos modos: correcta, redundante y afianzada en trabajos pasados que, si funcionaron en su momento, por lo tanto deberían funcionar ahora. El problema es que esa afirmación puede resultar contraproducente en lo que a la música se refiere.

Con su tercer trabajo han tratado de adecuarse a los tiempos que corren y, en una época como esta que el cambio es constante, el segundo se queda sin nada. No han sabido, podido o querido adaptarse a la vez que aportaban algo nuevo, un empuje propio, por lo que el resultado final es un acopio de características extraídas de otros que sí pueden llamar suyas.

  • Y a ti, ¿qué te parece el nuevo disco de The Courteeners?
José Roa
Músico y periodista, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2010 a 2014, llegando a ser editor jefe y alcanzando especial repercusión con su columna 'La Guillotina', editada en 2013 y 2014.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti