The Hives | Lex Hives

La irreverencia, el orgullo, la chulería, la celeridad y el sonido clásico son las máximas que The Hives han trabajado durante toda su trayectoria, y han dejado bastante claro que no van a renunciar a ninguna de esas cualidades cuando ya avisaron en 2010 que sacaban un EP para que los fans que no aguantaban más tuvieran un respiro titulado: Tarred And Feathered. Estaba claro que estos suecos estaban preparando otra hornada de hits llenos de sus ingredientes estrella.

No es casualidad ese sonido tan característico aderezado de guitarras estridentes, baterías veloces y voz desgarrada sea el que nos salude como un impacto en la cara en el canon de come ons con el que abre el largo, de una forma tan diferente para cualquier otro grupo pero tan extrañamente predecible para The Hives.

Los escandinavos recuperan su fórmula más manida y repetida para cortes como Go Right Ahead, tan magnífica y prometedora en el vídeo subtitulado Poor Mans Version y tan insulsa en el disco, así como también para I Want More, que parece más una canción de AC/DC que de los salvajes compositores de Main Offender.

Molesta debatirse entre pensamientos catastrofistas y negativos de comodidad y rigidez que a veces da el éxito, que los primeros discos sonaban más frescos, etcétera. En estos términos quedó mi mente inundada la primera vez que escuché el último trabajo de Pelle Almqvist y los suyos, la decepción era la primera sensación que me había dado Lex Hives.

Esa misma tarde  me interpelé por la autenticidad y por la novedad que son lo que deberían ser los objetivos de los músicos, ausente totalmente en la última propuesta de The Hives, y me propuse escucharlo de nuevo a la noche intentando salir de la cárcel del conocimiento anterior del grupo y enfrentarme a él como si de algo nuevo se tratara.

¿Quién podría hacer Come On? Es un cañonazo. Wait a Minute y Patrolling Days suenan como un tiro. ¿Cómo había podido pasar por alto el bajo de Take Back the Toys?

Con el volumen a tope y la cabeza más pensando en viajes acelerados en coche y encuentros violentos que en la versatilidad de la estructura de banda clásica se abrió ante mí  la realidad de que la propuesta de The Hives es incontestable. Con una naturalidad increíble exprimen unos mismos recursos hasta el máximo, manteniendo la frescura de MC-5 en sus mejores tiempos, afilados como los Sonics, manteniendo la actitud a la que han renunciado Mando Diao y The Strokes.

Parece evidente que renunciar a su estilo es lo último que piensan hacer, aquí tenemos la jodida ley de The Hives.

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.