The Roots | Undun

2
729
Crítica de Undun de The Roots | HTM

DEF JAM

[2011]

[7]

En el último mes del año, el 12, The Roots publican su trigésimo álbum. Dado que empezamos por el final del 2011 hagamos lo mismo con el disco, con Undun, a modo de balance. Las tres últimas canciones no tienen nada que ver con el resto del disco. En realidad, tampoco guardan relación con el resto de las múltiples canciones que han publicado hasta ahora, ¿o en parte sí?. Son instrumentales en los que los músicos tocan primero el violín y el piano, en el tema Possibility (2nd Movement) con el que nos transportan a un mundo posible en el que exista una democracia real y no hiciera falta que una Primavera Arabe acabara con algunos de los muchos dictadores que existen. A continuación suena Will to Power (3rd Movement) que al introducir una batería junto con las teclas del piano más graves y marcados nos devuelven a la realidad a un lugar en el que muchos de los que la habitan no tienen trabajo y en el que la economía tiene más importancia que todo, desde las Cartas Magnas hasta la política; gran trabajo en esta canción del batería de la banda, Questlove. Por último de manera suave nos introducen Finality (4th Movement) con el que podemos soñar con una verdadera justicia social, política y económica… ¿o ese último golpe nos lo prohíbe?

Bailan con nuestras emociones, sueños y utopías, pero se lo pueden permitir, ellos hacen lo mismo con los géneros musicales a lo largo del disco. Las tres del párrafo de arriba, o si se mirara la contra de una carátula las tres de abajo, son una composición entre música clásica y jazz fusión. De ahí pueden marchar hacia un ritmo con ganas a través de los sonidos digitales y del trabajo en la mesa de mezclas. Y por supuesto todo ello sobre su género de referencia, el hip-hop. Pero no solo se mueven en esas aguas. La banda en sí no para de un lado a otro, haciendo numerosas colaboraciones además de ser la banda que pone la banda sonora todas las noche en el programa estadounidense “Late Night with Jimmmy Fallon”.

Tras su álbum del año pasado How I Got Over nos presentan un disco conceptual, con el que pretenden dar forma y vida a las frustraciones comunes de un chaval joven, o del mundo mismo. Se trata de Redford Stephens, llamado así en honor a la canción instrumental Redford del compositor y cantante Sufjan Stevens.

Como vamos de final al principio llegamos a Dun, que con el eco de fondo de bebés junto a nuevos sonidos y ruidos y nos presentan su vision musical del nacimiento. Mientras que con Stomp, el joven deja la perspectiva y declara ejercer su momento de joven y hacer lo que quiera mediante los riffs y la batería cargados de fuerza. Este hecho puede ser el motivo para dedicarse a la vida más dura que presentan en un orden no cronológico.

Un disco interesante. Es pretencioso pero consigue llegar al oyente, aunque no sé hasta que punto. Los hay muy escépticos de un álbum conceptual a estas alturas pero sinceramente considero que toda innovación y exploración debe de ser bienvenida. Como la vida misma. Sorprende la duración del disco, y en concreto de muchas canciones que no pasan de dos minutos. Como los hechos y sucesos de nuestro intrigante mundo. Esperemos que el 2012 comience por el principio y con la mirada hacia delante.

Alejandro Erquicia