Thee Brandy Hips | Raincoat

-

Critica Raincoat de Thee Brandy Hips | HTM

YOUNG HIPSTER

RECORDS

[2012][7,5]

Una ola de frío que viene de Rusia asola este país, y yo, cada vez que salgo a la calle, me encuentro con decenas de palmeras. Mi barrio está a 500 kilómetros de la costa. Palmeras descontextualizadas que tristemente intentan evocar los calurosos días de verano, sol y playa. La melancolía asoma.  Y entonces me tropiezo con Raincoat, el segundo álbum de Thee Brandy Hips, que al contrario que ocurre con las escuálidas palmeras de mi calle, genera a base de enérgico pop verdaderas imágenes donde se mezclan distintos olores estivales.

Once temas que en pleno febrero se transforman en un caluroso oasis dentro de nuestra cabeza.

Los cinco donostiarras esquivan con clase el post-punk con el que en 2009 daban vueltas a eso tan complejo llamado amor. Era su primer trabajo, We are Love, del que vale la pena rescatar Mr. Thinman, un buen folk sesentero que sobrevive entre el indie-rock más cargante. Con Raincoat cambian las reglas y hacen más con menos, dando prioridad a las melodías directas y mucho más pegajosas.

En el verano de 2011 las guitarras no dejaron de sonar en El Tigre (Bilbao). Brandy Lucas y Brandy McNeill son los absolutos protagonistas de este disco y lo demuestran desde los primeros compases de Kosmikar, la canción que rompe el hielo y en la que los ecos del garage son sólo eso, ecos. El guitarreo, siempre limpio, se funde en ocasiones con los teclados y regala temas como Nerves, un irresistible corte pop que representa el exacerbado optimismo con el que está bañado todo el EP’.

Con In my Room los cinco músicos pretenden hacernos despegar con un torbellino de instrumentos ascendente y ruidoso, quizá por eso lo eligieron como primer adelanto. Sin embargo, Dissolve your love in water se decanta como la verdadera joya de este disco, guitarras que reverberan en formas somnolientas mientras la voz nasal de Brandy Warhol nos traslada a aquella piscina donde nos besábamos bajo el agua con esa chica que sólo amábamos en verano, porque en invierno nos aburría.

¿Sonido british o influencia yanqui? Ambas cosas. Como los reflejos de luz en el mar encontramos reminiscencias a Vampire Weekend en dos de sus canciones más evocadoras: esa ola estival llamada Overexposed o la divertida y bailable Ice Cream Ballad que cierra el disco.

Thee Brandy Hips no desprenden demasiada originalidad pero sus melodías impregnarán de buen rollo tu subconsciente. Con tres escuchas creerás que han estado siempre ahí y contarás los días para que el sol esté más cerca. El sudor, las minifaldas, el agua salada, camisetas mojadas, pies descalzos, espuma de cerveza y arena, mucha arena. Será en ese momento cuando Raincoat engrandezca. A partir de entonces no querrás quitarte el abrigo.

por Pedro Moral

Carlos Naval
Carlos Naval
Periodista. Formó parte de la redacción de HABLATUMÚSICA de 2010 a 2013. Actualmente continúa su carrera en diversas compañías del sector de la Comunicación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti