Thee Oh Sees | Putrifiers II

  • IN THE RED
  • 7,8

La sencillez vuelve como un puñetazo en la mesa proveniente de San Francisco. John Dwyer retorna con los suyos como la marea para traer Putrifiers II, comenzando con Wax Face, un golpe de voces con reverb y en falsete, gritos, melodías planas e inspiradas y una auténtica borrachera de salvajismo.

Después de haberlos podido disfrutar en la edición de este año del Primavera Sound resulta más fácil imaginártelos escupiendo al aire y girando sobre sus piernas en el escenario mientras interpretan cada canción que compone este trabajo. La actitud es la que pide la música, una propuesta coherente y sólida como una roca.

La brisa que sopla en la costa californiana también han influido a otros músicos como Ty Segall, un contemporáneo de Thee Oh Sees que ha compartido escenario con ellos repetidas veces, ha colaborado con ellos y también es una máquina de producción musical (ambos van a un ritmo de más de un largo al año). Las dos bandas tienen una infinidad de contemporáneos que se han subido a esta nueva ola: The Fresh & Onlys (también de San Francisco) apuestan por esa psicodelia más contenida pero también amante de la guitarra, King Tuff, pura guitarra y energía… Todos tienen en común su predilección por las seis cuerdas, su sabor vintage y el reverb en todas las líneas.

Si analizamos el largo entero podemos ver que predominan canciones psicodélicas interpretadas a la velocidad que se haría una balada, con aportes instrumentales de cuerdas que recuerdan a Heroin de la Velvet Underground (So Nice es un buen ejemplo) y de flautas que recuerdan a artistas de culto del lo-fi como Television Personalities o The Jacobites.

Las influencias que se pueden encontrar en el sonido de cada corte son variadas pero coherentes, que parecen las propias de alguien que conoce perfectamente el género y que no tiene que obligarse a hacer nada sino que le sale de forma natural. Desde The Mamas & The Papas con los tópicos del pop en Flood’s New Light, o las instrumentaciones siniestras de MGMT en Wicked Part, junto con Putrifiers II el corte más inspirado.

Músicos como John Dwyer, que han bebido de lo más potente que ha dado la historia de la psicodelia y el lo-fi, el garaje y el punk auténtico, son los que están conduciendo a la luz al género que está ganando adeptos en el panorama actual a un ritmo imparable. Puede que para ser músico es indispensable saber tocar un instrumento o cantar, pero es también esencial conocer lo que pretendes hacer e interiorizarlo o mejor aún llevarlo dentro e ir descubriéndolo mientras lo alimentas con la música adecuada.

  • Y a ti, ¿qué te parece? Escucha el disco aquí.
Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.