Ty Segall | Slaughterhouse

El guitarrista pelirrojo de San Francisco no puede parar, tras el genial Goodbye Bread y su trabajo con White Fence lanza con Ty Segall Band: Slaughterhouse, la que está llamada a ser su primera obra maestra.

Con el sonido saturado y fuzz por bandera y la actitud salvaje, el estadounidense acribilla la percepción del oyente proclamándose el Rory Gallagher del siglo XXI en versión animal por su técnica más intuitiva y espontánea al manipular la guitarra y por sus extensos conocimientos e intereses por las estructuras clásicas, tan presentes para el difunto Rory.

Podemos reconocer en su disco desde el sonido más añejo de los Yarbirds o George Harrison en Tell Me What’s Inside Your Heart o unos Thee Oh Sees! todavía más pasados de rosca en el genial corte homónimo al largo. Todo aquello que se pueda vislumbrar del pasado o del presente va andando por la senda de pasajes instrumentales increíblemente desatados que te pierden y te llevan a compartir el estado de trance que te hace sentir que nada en su música es forzado. Las armonías y las letras de sus composiciones ya estaban escritas en nuestro oído también mucho antes de oírlas. Ty Segall sólo nos lleva a las raíces y nos muestra algo puro, genuino.

Wave Goodbye es la canción más perfecta y más redonda que he escuchado desde hace tiempo, guitarras saturadas bailando sobre sonoridades psicodélicas y a veces western… Pasa de los cromatismos y las formas modales a la tonalidad clásica de tónica, dominante y subdominante con una naturalidad que hipnotiza, que te deja claro que estás ante un elegido, un iluminado, un nuevo icono.

Con la guitarra como hilo de unión Ty Segall desarrolla un discurso mayoritariamente acompañado de una voz completamente rota y con una distorsión  muy vintage que hace caminar a su último trabajo lejos del camino del eclecticismo y lo predecible, huyendo de la corriente retro para acuñar una alternativa creíble y sólida.

De una forma mucho más acelerada e incisiva que en Goodbye Bread (su anterior trabajo en solitario), el guitarrista desboca su creatividad y se dedica a disparar punteos y a echar espumarajos de bourbon por la boca con sus letras en cada canción. Parece ser que ha visto la luz y ya ha entendido que esto no es cosa de tener creatividad y hacer buenas canciones, sino de radicalizarse y dar un paso más allá hasta donde parece que no haya llegado nadie. Cuando crees tanto en ti mismo, lo ves tan claro que te eres tan fiel tocando en una tienda para el Record Store Day como tocando en el Coachella. Tu trabajo acaba siendo un todo y teniendo un sentido mayor que un superhit deslavazado del resto de una carrera musical. Ty Segall ha encontrado la senda adecuada.

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.