Inicio CRÍTICAS Vampire Weekend | Modern Vampires of the City

Vampire Weekend | Modern Vampires of the City

XL RECORDING

8,8

Año 2008. Andrew Van Wyngarden y Ben Goldwasser publican en cd ‘Oracular Spectacular’ y conquistan el mundo con Kids, firmando con Sony para cinco álbumes de estudio y con un absoluto reconocimiento dentro y fuera del panorama independiente. Año 2010. El desdén que les produjo el éxito inmediato conseguido con temas compuestos para triunfar, según las propias palabras del grupo, hace dar al dúo un giro completo y quedarse con la parte de su música menos aclamada publicando ‘Congratulations’.

Serán casualidades de la vida que Ezra Koenig y los suyos publicaran su primer álbum homónimo en 2008 y ‘Contra’ en 2010, pero lo que no es casualidad es la diferencia entre el planteamiento de MGMT con su segundo álbum y la de Vampire Weekend enfrentando su ‘Modern Vampires of the City’ a los dos primeros.

La fama adquirida por el cuarteto no fue tan inmediata como la de sus compatriotas neoyorquinos, sino que tuvo que esperar hasta la publicación del single de “Cousins” perteneciente a Contra para que de verdad estuvieran en boca de todos. Las diferencias del planteamiento del grupo desde ese boom son iguales en la esencia pero completamente diferentes en la forma.

Vampire Weekend tienen tras sus dos primeros álbumes la encrucijada en la que un camino es aceptar que has encontrado la fórmula del éxito y debes explotarla, y la otra es la que tomaron MGMT que es reinventarte (algo fácil en el caso de este par de melómanos) con la música que te gusta cada vez que quieres publicar un disco. En Modern Vampires of the City, los norteamericanos se han inventado algo mejor y han hecho un largo más personal que nunca.

Sólo tenemos que escuchar “Ya Hey”, probablemente la mejor canción del disco, para ver cómo han respetado su estilo y personalizado su camino al mismo tiempo. Esos ritmos, los sonidos de los teclados o las líneas vocales son reconocibles, pero todos están como en otro sitio en el que no hemos estado nunca antes escuchando a Vampire Weekend. Los cortes del estribillo para introducir una voz editada cantando el Ya Hey quedan completamente extraños y hasta freak en la primera escucha, pero en las siguientes se abre ante nosotros la evidencia de que sólo es un juego para despistar mientras una grandísima canción camina por debajo y ya ni siquiera reparamos en ello.

“Step” es una de las canciones prototipo de los antiguos Vampire Weekend. El clavecín, el tiempo lento y la influencia en la armonía de la música clásica (casi similar al canon de Pachelbel). Pero hay algo nuevo, no se entiende qué es, pero suena más a Vampire Weekend que todas las mezclas de canciones anteriores que se nos puedan ocurrir; por ejemplo la de “M79” con “I Think UR a Contra”.

Como no podía ser de otra forma, cuando fueron los neoyorquinos los primeros en abandonar la ciudad de la costa este hacia Los Angeles para grabar Contra en busca de la calidez de la afluencia de grandísimos artistas, uno de los mejores cortes está dedicado al río “Hudson”. No es una broma que esta canción puede ser la mejor balada que haya compuesto el cuarteto, cuanta más atención prestas a los detalles mayor es el impacto de cada giro, de cada nota.

No hay un tema desaprovechable en este largo que ya arranca brillantemente con “Obvious Bicycle” a tiempo lento y sustentada por un bombo de batería con el sonido editado, un piano, la voz de Ezra y los coros. El más claro ejemplo de una canción prácticamente en el esqueleto que muestra muchas de las cosas que estos cuatro músicos son capaces.

El sabor general que deja Modern Vampires of the City es que tras haber tocado la fama han decidido seguir haciendo algo diferente a todos los demás, pero siendo conscientes de que ya lo estaban haciendo. En lugar de romper con todo y reinventarse han hecho el disco que querían hacer y que probablemente necesitaban hacer sin poner ningún tipo de traba a los detalles por muy pretenciosos que pudieran parecer. El resultado demuestra que triunfar sólo les ha afectado para darles una mayor libertad creativa y ofrecernos el disco más Vampire Weekend de todos.

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.

14 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here