Zola Jesus | Conatus

-

Nika Roza Danilova, o lo que es lo mismo, Zola Jesus, es una de las promesas del panorama musical y de lo más esperado para este 2011. Eso sí, dentro de la escena indie, porque fuera de la misma no puede aspirar a mucho más que a un tímido reconocimiento sin pena ni gloria. Conatus (2011) es un álbum en el que la experimentación con las voces destaca junto a la emotividad de la cantante y sus composiciones, con un ambiente con aspiraciones épicas y un tangible estilo oscuro y dramático.

Una de las características que más saltan a la vista es la homogeneidad de este trabajo, la estructuración y sonoridad de temas que más que hablar por separado se conjuntan en un todo inseparable. Debido a esto también peca de cierta similitud entre todas las canciones, que para poder diferenciarlas unas de otras harán falta más de dos y tres pasadas.

Esta es la primera vez en la que Zola trabaja con músicos de estudio para su grabación, detalle que si bien es valioso y respetable, no es para nada motivo de alabanza, lo mínimo cuando te venden un disco es que la música que estás escuchando sea real; si quieres escuchar samplers enciendes la Super Nintendo.Para este Conatus ha usado instrumentación acústica, que consta de batería, violines, cellos, además de los sintetizadores que marcan su sonido. En cuanto a estos denota una sobreproducción de las baterías, por lo que el hecho de contar con un equipo acústico no da mucho juego, pues el resultado final acaba volviendo a la digitalización de los ritmos. Los sintetizadores siguen cobrando la misma importancia, siendo la base principal de la estructura así como los dueños de los arreglos generales, tímidamente acompañados por la sección de cuerdas, lo que da ese aire épico que envuelve este trabajo; si bien chocan ambos factores, la melancolía de la voz principal frente a la frialdad de los sintetizadores y las bases electrónicas, aunque si es lo que trataba de buscar hay mejores opciones para buscar ese contraste. Hay que tener en cuenta que además de la voz y la composición ella también lleva a cabo parte del trabajo de producción.

La voz de Nika es desde luego personal, con un estilo reconocible y una manejo decente de la misma, aunque la composición de los coros no es de lo mejor que puedas escuchar. Su preparación operística parece no haberla marcado demasiado en lo que al uso de su voz se refiere, pues hay momentos en los que ciertos giros desafinados te despiertan de la sugestión que en determinados pasajes de este álbum es muy efectivo a la hora de crear. Por un lado tener esa voz personal es positivo, pero por el otro su sonoridad puede llegar a ser muy empalagosa, con algún que otro momento en los que la trayectoria ascendente llega a estar demasiado forzada.

No estamos para nada ante un desastre musical, pero tampoco ante una joya. Un álbum para momentos depresivos que seguro te hará la banda sonora perfecta, pero si buscas más y mejor lo encontrarás fácilmente.

SACRED BONES [2011]

[6.3]

J. Roa

José Roa
José Roa
Músico y periodista, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2010 a 2014, llegando a ser editor jefe y alcanzando especial repercusión con su columna 'La Guillotina', editada en 2013 y 2014.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti