Bigott (Ocho y Medio, Madrid) 11.5.2013

Eran las ocho y media, y la madrileña sala Ocho y Medio abría sus puertas a un público tímido que prefería esperar sentado antes que adentrarse para ocupar las primeras filas de la pista.

No fue hasta las 9 y media pasadas cuando se empezaría a llenar el local, situación con la que bromeó Borja, conocido musicalmente como Bigott, que realizó el perfecto papel de anfitrión invitando a todo el mundo a pasar dentro y elegir sitio; “Será por sitio, podemos tocar donde queráis, si queréis que toquemos en el baño, tocamos en el baño… Las canciones, claro” bromeaba el zaragozano. La espera se hizo corta, y más si volvían a ser las travesuras de Bigott las que amenizaban el retraso. Camuflado entre el público se dedicó a bailar y repartir discos de su último trabajo, “Blue Jeans”, mientras una cámara no perdía testimonio de ello.

El inicio por el que optaron los Bigott fue tranquilo, comenzando con Mouse Mousse y Cool single wedding, seguida de Oh Yeah!!!.

Poco duró la paz, que parecía respirarse sólo por parte de los asistentes, ya que el frontman de la banda no paró por el escenario ni un solo segundo, ya fuese subiéndose una camiseta con algún que otro agujero, jugueteando con un slinky o apuntándonos a todos con su guitarra. Hicieron falta los primeros acordes de Find a Romance para que un público aún dormido despertase para demostrar por qué ésta había sido la elegida como single de su Blue Jeans.

Aunque el concierto se basó principalmente en la presentación de su nuevo trabajo, el cual mezcla el lounge con elementos tribales y electrónicos, también hubo sitio para temas de sus antiguos discos, como She is my man. Y por supuesto el momento más celebrado de la noche con el hit Cannibal Dinner, que llegó tras el primer bis, y que realmente nos mostró la esencia del directo de Bigott dejando a la gente enfrascada en un conjunto de saltos, bailes y gritos.

La banda, que acaba de presentar su disco en Francia, dejó claro que a su nuevo trabajo aún le faltan un par de escuchas para que sus canciones puedan ser canturreadas por el público. Muestra de ello fueron las recientes ‘Blue Jeans’ y ‘The reno poem’. Tras un segundo  bis, y entre vitores, interpretaron God is Gay, extraída de ‘The Orinal Soundtrack’, haciendo disfrutar a una sala, ahora sí, llena. Donde nos encontramos a la actriz Macarena Gomez disfrutando cual groupie en primer fila.

Para terminar eligieron una versión mucho más bailable y psicodélica del tema Dead mum walking. Un final apoteósico, donde el público conquistado por el buen rollo se unió a los bailes y botes esquizofrénicos de Laudo. Toda la banda fue la causante de mantener el nivel durante el concierto demostrando que Bigott no son sólo la voz, la guitarra y las poses ortopédicas de Borja. El siempre comparado con Johnny Cash, Borja Laudo y su conjunto nos sumergieron en un ambiente de fiesta  durante al menos hora y media.

Yaiza Sotohttps://hablatumusica.com/
Redactor en HABLATUMÚSICA. Estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid.