Bon Iver (Vistalegre, MAD) 28.10.12

-

Los aires fríos, el cambio de hora y Bon Iver decidieron que la época de buen tiempo terminaba ayer y demostraron que no necesariamente debía llegar con malas noticias. Por primera vez desde que Justin Vernon se vistiera bajo la túnica de pesadumbre y amor a la que llamó Bon Iver pisaba Madrid tras un viaje que ya dura más de un año y que se ha convertido en uno de los clásicos contemporáneos y de mismo nombre, Bon Iver.

De la soledad de una cabaña perdida entre árboles en una huida hacia delante a contemplar a una masa que recibe las canciones como los grandes mensajes de belleza que son. De intentar reconstruir un alma hecha pedazos a entrar en cada oído y almacenarse dentro para nunca salir. La vida de Vernon ha cambiado tanto en los últimos años que resulta complicado relatar, tanto como los sentimientos que ayer hizo estallar en Vistalegre. Si ya es complicado sacar un buen directo en la plaza de toros capitalina, difícil se ponía la misión de hacer sonar cada matiz impuesto en sus dos álbumes. Pero Bon Iver es una maquina que parece lo suficientemente engrasada como para hacer un gran directo en el peor de los sitios y eso fue lo que sucedió.

Con brillante puntualidad comenzó por sonar Perth bajo el sonido de miles de personas que habían esperado demasiado por ver el directo del fenómeno que pasó del folk alternativo a la épica inteligente sin despeinarse y de ahí a Minnesota, Wi para encarar los dos primeros cortes del álbum con absoluta brillantez en una lista de canciones en las que apenas se dejaron ver  unos cuantos temas de su otra gran obra For Emma, Forever Ago. Creature Fear, Skinny Love y The Wolves y For Emma para cerrar la hora y media de directo.

El resto fue un deleite de canciones con el objetivo de transformar en cada parada, cada día, las composiciones del trabajo de 2011 con dos recuerdos del EP Blood Bank –Blood Bank y Woods-, aquel que abrió la veda al cambio al nuevo sonido del que ayer hizo gala y que tiene a medio occidente hipnotizado. Y entre toda la paleta de colores, Justin Vernon salió rodeado de ocho músicos que, a la altura de las grandes circunstancias, emprendieron la excelente ejecución de Michicant, Towers, Wash., Calgary o Hinnom, Tx entre proyecciones de aquellos bosques que el de Wisconsin decidió abandonar para abordar mentes y corazones como los que ayer conquistó en Madrid.

  • ¿Qué os pareció el sonido de Vistalegre?, ¿y el espectáculo?
J. Castellanos
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014, llegando a ser redactor jefe.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti