Dum Dum Girls (Ochoymedio Club, MAD) 7.4.12

-

Viendo fotos y vídeos de Dum Dum Girls, nadie se cree que pueda haber unos seres tan perfectos, bellos y estilosos que además hagan buena música. Será el Photoshop. Luego, vas a uno de sus conciertos y compruebas que es cierto. Anoche, este cuarteto de féminas con sede en Los Angeles y Nueva York trajo su oscuro vestuario y sus guitarras distorsionadas al Ochoymedio Club de la capital española, esperada fecha de la segunda parte de una gira de nombre muy apropiado, Conquering the Hearts (conquistando los corazones) porque, efectivamente, Dee Dee y sus compañeras cautivaron a la sala. Su música también, eh.

Las chicas llevan desde el jueves recorriendo España en la que es su primera visita como banda titular (teloneras incluidos, las barcelonesas Arponera), presentando Only In Dreams, su segundo largo. La última tuvo lugar en la pasada edición del Día de la Música, donde actuaron demasiado pronto, y ya era hora de que, como Vivian Girls o Best Coast, las Dum Dum tuvieran un hueco destacado en la agenda nacional de conciertos. Lástima que justo hayan venido cuando medio Madrid se ha marchado por Semana Santa (¿dónde está la crisis?) y por tanto el Ochoymedio no estaba precisamente abarrotado de gente, pero las chicas parecían contentas con el aforo.

Hasta las once de la noche no aparecieron las Dum Dum Girls sobre el escenario, que dejó claro que la mano de The Raveonettes no se ha quedado en el disco (Sune Rose Wagner ha participado en la producción); amplificadores y cajas con el nombre del dúo danés acompañaban al cuarteto. Dicha aparición causó sensación, como era de esperar, porque la cantante Dee Dee llevaba un minúsculo vestido con sus habituales medias de rayas (un poco agujereadas ya) por lo que sus piernas eran todo un espectáculo. Jules a la guitarra, con medias de encaje, la nueva bajista Malia (sustituyendo a la pelirroja Bambi, que al igual que hizo en su día la batería Frankie Rose, se ha marchado del grupo para tirar por su cuenta), manteniendo el nivel de belleza y la melena al viento de Sandy a la batería mantuvieron embobados a los (y las) presentes durante los primeros minutos, cuando unos evidentes problemas con el sonido deslucieron He Gets Me High y Catholicked. La cosa mejoró en I Will Be, tema de su debut homónimo, cuando le metieron caña de verdad a sus instrumentos y conectaron con el público.

Por fin unas luces más coloridas complementaron tanto negro y Dee Dee se fue animando cada vez más, contoneándose al ritmo de Bedroom Eyes y Bang Bang, I’m a Burnout, y vocalizando perfectamente cada letra, algo que resultaba la mar de sexy gracias al pintalabios rojo al que nunca renuncia. Aunque tanta vocalización no servía de mucho porque el volumen de los micrófonos les trajo de cabeza hasta la mitad de la actuación, cuando parece que por fin se pusieron de acuerdo y Dee Dee pudo hacer gala de su voz en Heartbeat. Jules se movía más bien poco y sonreía tímida, Malia se quedaba en un segundo plano, pero Sandy parecía que iba a partir las baquetas en Jail La La, momento muy propicio para unos “La la la las” colectivos.

Seguramente muchos esperaban que las Dum Dum regalara al público madrileño su estupenda versión de There Is a Light that Never Goes Out de The Smiths, pero no se dio el caso. Sí que revisaron Sight of You de Pale Saints, de final ruidoso que concentró a las chicas en el centro del escenario y entregaron un par de temas que quizás entren en un nuevo álbum, I Got Nothing y Lavender Haze, muy bien recibidas por el público, que no dudó en pedir más cuando las chicas de negro desaparecieron. Fue un breve bis de contrastes el que se marcaron, haciendo bailar al personal con Always Looking y emocionando con la estupenda interpretación de Dee Dee en Coming Down.

Con un repertorio compuesto por temas en su mayoría de unos dos minutos de duración y sin apenas interactuar con el público (chicas tímidas, parece ser) el directo no se hizo increíblemente corto, sino que lo fue (poco más de una hora). Sin embargo, éramos tan pocos los que nos hemos quedado en la capital en estos días de fiesta santa, que el hecho de poder disfrutar de una banda como esta, aunque sea por un rato corto, compensaba. Algunos decidieron alargar la noche para verlas pinchar en el local. En ambos casos, una cosa es segura: más de uno (y de una, yo me incluyo) salió enamorado de estas chicas.

fotos y texto por Beatriz H. Viloria

Redacción #HTM
2009 - 2014 | El magazine digital, musical e independiente líder en habla hispana en internet con más de 250.000 sesiones mensuales. Un producto de Breakfast Producciones.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti