Primavera Sound 2013 (22 al 26 de Mayo, Barcelona)

Primavera Sound 2013: Un islote en medio de una profunda e inmoral crisis

La vuelta a Barcelona siempre resulta agradable, paladeable. El buen tiempo en esta ocasión no hizo su esperada aparición por el Parc del Fòrum salvo el jueves, día en que si pudimos disfrutar de temperaturas agradables.

El evento barcelonés ha alcanzado este año la cifra de 170.000 asistentes sumando las cuatro jornadas en el Parc del Fòrum y las actividades enmarcadas en el programa de Primavera a la Ciutat. Tras el anuncio de que el Primavera Club se tomará, por lo menos, un año de descanso, no parece una mala continuación este Primavera Sound que tuvo luces y sombras.

Desde el mismo lunes pudimos ver, por ejemplo, a Júpiter Lion en la Sala Apolo. El martes continuaron los directos en Apolo, con el miércoles 22 como primer dia realmente interesante. Aliment, Delorean, Talabot y The Vaccines, entre otros, sortearon las vallas del Fòrum y se colaron en el Ray-Ban para caldear el ambiente de cara al jueves. El 24, Manel, Tame Impala y Dinosaur Jr. fueron lo más destacados de los primeros momentos. En el directo de los australianos, en el escenario Heineken, se echó en falta actitud, que no aptitud, y una mejor acústica, si bien es cierto que los problemas de acústica de este emplazamiento no fueron exclusivas de los autores del mejor disco de 2012. Blur y The Jesus & Mary Chain el viernes también evidenciaron estos fallos que ya pudimos apreciar en ediciones anteriores.

Más tarde, The Postal Service, uno de los más esperados, sufrieron esto mismo. Pero sería mentir aseverar que todo tiene que ver con el recipiente. El dúo no transmitió ni un gramo de lo que era esperable, dando lugar a un concierto insulso y ciertamente repetitvo. Para despedir la noche (aunque quedaba Talabot), Grizzly Bear, Phoenix y Fucked Up se repartían los 3 escenarios principales, siendo los primeros los más destacables.

El viernes estuvo marcado por un intenso viento. Nada mejor para combatir las inclemencias que un directo de Pony Bravo, el grupo más peculiar del panorama musical nacional del último lustro. Los que se pasaron por el Salon Smynt Myspace también pudieron disfrutar de un potente directo en castellano, el de Santiago Motorizado. No me perdonaría olvidarme de Daniel Johnston y Django Django, impecables ambos. Los platos fuertes estaban por venir. La del 25 era sin lugar a dudas la jornada más potente del cartel y cumplió con las expectativas. Aunque solo a medias. Solange primero, Local Natives después y Glass Candy de refilón pusieron un listón altísimo en el Pitchfork, listón que a eso de las tres de la mañana se encargó de tirar por los suelos TItus Andronicus y más concretamente su lider, dando lugar a un directo vomitivo.

El meollo de la cuestión, James Blake aparte, estaba una jornada más en el desfigurado Heineken. Por el iba a desfilar The Jesus & Mary Chain primero y más tarde, Blur. La noche y el día. Los primeros protagonizaron, junto con The Knife, los que pueden considerarse los dos peores conciertos de esta edición del Primavera. Lo de Damon Albarn es otro cantar.

Diente de oro incluído, los británicos declararon su amor incondicional por Barcelona repasando todos sus grandes temas. Un público entregado supo agradecer la actitud de una banda a la que apenas se le notaron los años, dando lugar al directo más memorable de todo el festival.

Los Planetas, Wu-Tang Clan y el incombustible Nick Cave con sus Bad Seeds fueron las mejores noticias de un sábado que quedó algo descolorido por la ausencia de última hora de Band of Horses.

Poco más. Pocas pegas se le pueden poner a un evento multitudinario que desde 2001 no ha parado de crecer y por el que han pasado este año 170.000 personas con un timming impecable. Si no se dejan caer en la confianza, tenemos festival para muchos años más.

Fotos Eric Pamies y Dani Cantó para Primavera Sound

Berto Barroshttps://www.bertobarros.com
Creador y Director de hablatumusica.com.