Triángulo de Amor Bizarro (Joy Eslava, Madrid) 8 de noviembre de 2013

Mucha porquería hay en Madrid desde hace ya algún tiempo. Ahora, además, sus calles rebosan basura. Es el mero reflejo de un Ayuntamiento que se ha empeñado en sumir a la capital en la mierda. Literal. Un maremágnum de ineptitud del que muy pocos logran huir y, cuando lo hacen, ¡hay que ver la placidez que se respira!.

El pasado viernes 8 ocurrió. Tuvo lugar uno de esos momentos que logran esquivar los palos de los mandamases. Autumn Commets y Triángulo de Amor Bizarro escalaron las montañas de mugre para flotar sin temor hasta las alturas de la Joy Eslava.

Los primeros, ejerciendo de teloneros, calentaron el propulsor sin vacilar. Entrelazando algunos temas de su debut con otros tantos extraídos del reciente ‘Moriréis en Camboya’ (Subterfuge, 2013), se sublevaron trastornando a la sala con mucha elegancia. Diluir la precisión instrumental en un recipiente pleno de brío es la receta infalible de Autumn Commets para convencer a cualquiera de que su directo ha sido creado para repetir.

Aquella sala se iba colmando del vaho que espiraba un público ansioso de reivindicación y, por qué no decirlo, también de fin de semana. Un exquisito éter de juerga y buen gusto ya se había apoderado de la sala cuando Triángulo de Amor Bizarro pisaban la escena. Presidiendo el cuarteto, Isa Cea se colgaba un Fender negro mientras agradecía estar en un espacio “sin mierda y sin Ana Botella”. Así, como el que lanza una granada, los gallegos rompieron moliendo los instrumentos desde el minuto uno.

triangulo-de-amor-bizarro-directo

“Esta canción me la encontré tirada…” empezaba cantando Rodrigo Caamaño a un extremo del escenario. Volumen muy bajo y desnivel en el sonido que fue solucionado a lo largo de los primeros temas quedando como un revés menor. Tras esa primera ‘Malicia de las Especies Protegidas’, vino ‘El Himno de la Bala’ atizando un setlist que parecía impecable y de hecho lo hubiese sido de haberse alargado diez minutos más (o veinte, o treinta…).

Entre un puñado de otros tantos viejos himnos como ‘Isa Vs. El Partido Humanista’,  ‘Super Castlevania IV’ o, por supuesto, ‘De la monarquía a la criptocracia’ nos chutaron temas del nuevo ‘Victoria Mística’ (Mushroom Pillow, 2013) , un álbum repleto de artefactos para coleccionar. En la médula de la pista se había generado un pogo que voló por los aires al sonar ‘Robo tu tiempo’. Aquella generación de sutiles neopunkis viviendo cada tema con tal nivel de potencia y exaltación era sencillamente fascinante.

‘Estrellas Místicas’ arrancaba unánime la rabia de toda la sala en su “sonríe, hostia, sonríe”; ‘Un rayo de Sol’ dejaba a su paso uno de los momentos más soberbios de aquellos 50 minutos aproximados de actuación; y con ‘Clara’, la voz de Rodrigo pulverizó la sala de penetrante deleite.

isa-cea-triangulo-de-amor-bizarro

Tienen tanto que escupir que el público se les presenta a pecho descubierto para que ametrallen sin titubear. Ellos, sin embargo, son más de directo impecable, pocas palabras y desvariar lo justo sobre las tablas. Hasta que llega el final del directo. Entonces el cuarteto pierde el seso y sus instrumentos tan pronto surcan el aire como besan el suelo. ‘El Crimen: Cómo Ocurre Cómo Remediarlo’ fue la encargada de detonar la carga de euforia que salpicó a todos los presentes. Una corriente de psicodelia que frenó en seco cuando, drásticos, abandonaron el escenario sin protocolo alguno.

Triángulo de Amor Bizarro trituran las pautas, rajan los métodos y apartan los límites en la basura. La misma que baña las calles de Madrid.

Fotografías de Yaiza Soto.

Sheila Martínhttps://hablatumusica.com/
Periodista. Formó parte del equipo de HABLATUMÚSICA.com de 2013 a 2014. Actualmente prosigue su carrera como Responsable de Redes Sociales en Agencias de Comunicación.