Washed Out + Cant (Madrid) 8.11.2011

1
768
Crónica de Washed Out + Cant en Kapital | HTM

Crónica del concierto de Cant en Kapital | HTM

  • por José Roa
  • Foto cedida por Heinekenpro.com / Fotógrafo: Carla Mir

La madrileña sala Kapital ofreció este martes los conciertos dentro del ciclo Heineken Music Selector de Cant y encabezando el cartel el estadounidense Ernest Greene, es decir Washed Out (crítica de su disco debut aquí), aunque de primeras no queda muy claro quién merece este primer puesto.

Rara vez un concierto comienza a su hora, pero los formales Cant han querido romper esta ya manida costumbre del directo, lo cual se agradece. Y no digo formales al azar, es un rasgo que bien se deja ver en su música, la cual no puede ser mejor descrita que como una suave corriente, hecha por matices y que se deleita en ellos. Un pop de tendencia más bien oscura basado en ritmos pausados sobre el que los sintetizadores desarrollan el ambiente general de los temas, que evolucionan desde muy bien creados momentos más lentos a secuencias de trance psicodélico de una manera original, efectivamente llevada al escenario y sobre todo convincente, hecho todo de una manera que al oído y a la vista son naturales y no desentonan unas con otras. En un corto período de tiempo, normal en bandas teloneras (no más de 40 minutos), lograron destacar más que el cabeza de cartel, sin bien el público permaneció bastante apático tanto aquí como más tarde con Greene.

Y tras poco tiempo de espera, el estrictamente necesario para el cambio de equipo, apareció la banda del nuevo representante del chillwave Washed Out, dando comienzo a su concierto sin su cantante aun en escena. Tras la introducción instrumental apareció Greene, tal vez esperando un recibimiento más caluroso por parte del público del que recibió. Si algo destacó fue su capacidad de conectar y calentar al público, una característica que sin bien un servidor la notó al resto de seguidores no pareció importarles mucho, cumpliendo con los aplausos y gritos esporádicos mínimos recomendados, no vaya a ser que se despeinen.

La música del artista está más que nada basada en temas electrónicos con ritmos bailables. ¿Eso es malo? No necesariamente, pero tras cinco canciones ya te das cuenta de que esa música en la discoteca está bien, pero en un concierto se agradece la variedad y el espectáculo, cosas que se echaron de menos. Con un estilo “revival” de los ochenta en la línea de The Cure, del cual ya se ha abusado en exceso y por mi parte es tremendamente poco llamativo (¿he dicho alguna vez que odio a Robert Smith?), casi cada canción se basa en la misma base rítmica a lo largo y ancho de absolutamente cada tema, con una falta total de dinámica que se traduce en una linealidad mareante, que poco favor le hace a la banda. Cierto es que sonaban bastante bien, lo cual dada la simpleza de sus canciones no es un mérito heroico, pero no aprovechan el juego que pueden dar sus temas debido a la continuidad antes mencionada y el constante nivel inamovible que no deja destacar partes que podrían mover más al público y ofrecer un mejor espectáculo.

Crónica del concierto de Washed Out en Kapital | HTM

Tras varios temas propios como You and I, New Theory, un tema nuevo sin nombre o el cual no reveló y el apropiado descanso, un solitario Greene volvió al escenario para hacer la versión de la noche, con un Wicked Game más que decente pero que no triunfó como podría haber esperado, pues la sensación era de un desconocimiento general por parte del público asistente; el problema de este género es muchas veces este público plastificado, mucho “hypster” de moda que intoxica la imagen de unos artistas que realmente sienten y se creen esta música.

En un buen ejercicio de estructuración, tras el bajón íntimo y dramático vuelta al la intensidad de sus temas, que sirvió como empujón final a un concierto carente de alma, demasiado lineal y falto de dinámicas, con un telonero muchísimo más merecedor de ocupar ese primer puesto.