Entrevistamos a Mujeres

Una entrevista que lleva tiempo quitándome el sueño y que me hizo recibir llamadas de amenaza del director y situaciones de tensión con el redactor jefe. Ellos no entendían la locura de transcribir los más de cuarenta y cinco minutos que duró la grabación en la que se oía de fondo sonorizar a los Jacuzzi Boys. En su última llamada intenté sobornarles con la crítica de Bloc Party, pero no, ellos querían la entrevista de Mujeres.

En los camerinos de la Sala Sol tuve ante la grabadora de mi compañero de piso a Yago, a Martí, a Pol y a Martín, que son los componentes de la banda barcelonesa Mujeres. Todos ellos tenían ganas de hablar, así que sólo hacía falta darles un empujoncito. Mi primera pregunta ni siquiera les pilló de sorpresa y respondieron con total normalidad.

“Antes de un concierto, ¿qué preferís beber si tenéis que elegir entre estas dos bebidas? ¿Bourbon o Vodka?”. La respuesta fue rápida: “Bourbon, Bourbon, Bourbon y Bourbon.” Empezábamos bien.

Sin tapujos, cada uno respondía lo que pensaba, sin intentar arrojar una imagen de banda que tiene un pensamiento único. Me comentaron que ahora mismo están viviendo un momento musical muy bonito tras su último trabajo Soft Gems cuyo estilo definieron como un rock con vistas hacia atrás pero aportando algo diferente. Me comentaban cosas como que no todo tiempo pasado fue mejor, que Mujeres no reivindica la música antigua ni se cierran a las nuevas influencias mientras deliberaban sobre si realmente hay una música que marcará esta época o eso ya no se va a poder ver tan claramente como en otros tiempos.

Mujeres no se siente una banda huérfana en el panorama actual, ya que me nombraron unos cuantos grupos con los que creían tener cierta afinidad en la escena española, como Novedades Carminha o Caballo Trípode, e incluso destacaron la escena valenciana con “una gran cantera” para el garage. Tampoco se quitaron el mérito de haber sido los primeros en esta generación de tratar el sonido del punk sin distorsión, y más concretamente de recibir la herencia del punk con aire sureño.

Cualquier banda nacional estaría orgullosa y se sentiría honrada de que los llamaran los Black Lips de su tierra, y Mujeres no son una excepción en este sentido, pero consideran que a veces lo que debería servir para asociar un sonido y una actitud acaba convirtiéndose en algo negativo: “Bah, no los escuches, mejor escucha a los Black Lips”. Ellos no los copian, sólo comparten con los de Atlanta un estilo y  la intención del sonido, que es hacer punk con sabor al sur de Estados Unidos y sin distorsión, con su último trabajo esperan haber zanjado ya las posibles críticas.

Intenté que me contaran si existía un momento en el que hubiese habido un punto de inflexión en el cual empezaron a sonar como suenan ahora, o por lo menos empezaran a tener la intención de sonar así. Como me dijo Martín, esto no es cuestión de un momento, los cuatro llevan muchos años juntos haciendo música e incluso cine, y no consiste en un momento que lo haga cambiar todo sino una evolución natural al descubrir y desarrollar los gustos. El tío estaba decidido a no darme un titular. Pero Yago me desveló que como momento en el que decidieron montar el grupo y enfocar el estilo en un sentido, hay que citar un Primavera Sound en el que tocaban el ya difunto Jay Reatard y los Black Lips, que les hicieron ver que se podía hacer punk y hacerlo bien. De hecho hasta probaban a presentarse para ver qué tal quedaba su nuevo nombre: “Hola a todo el mundo. Somos Mujeres, de Barcelona”.

Entramos a hablar de lo que es mainstream o underground y mostraron su particular opinión. Ellos consideran que la música puede estar enfocada a un público u otro, pero lo que de verdad te hace mainstream no es tu intención, sino a cuanta gente llega tu música. Los propios Arcade Fire, según un ejemplo que puso Yago, siguen haciendo la música que quieren pero son mainstream en el sentido en que su música llega a las masas aunque no esté enfocada para eso. Defendió Martí que es bastante relativo lo de considerar algo comercial, puesto que depende de donde ponga cada uno la línea de separación, algo claramente influenciado por los círculos en los que cada uno se mueva.

Mujeres fue otra de las bandas españolas que repetían en el SXSW, y me estuvieron explicando que en Austin el primer año les sirvió para ir haciendo contactos y “bolos institucionales”, por lo que han disfrutado mucho más el segundo año al poder juntarse con grupos más afines a su estilo y con gente que ya los conocía. Martín valoró el feedback inmediato del público que se podía disfrutar en los conciertos y entre todos me informaron de lo brutal que era poder ir a tocar seis conciertos en cinco días a Estados Unidos, en el que la gente se toma los directos y la música en general de una forma muy seria.

Cada uno consumimos la música de una forma diferente, y mientras el streaming se abre paso rápidamente en el panorama actual, el formato físico continúa su caída en picado, menos en el caso del vinilo. Todo el grupo apuesta por consumir la música en vinilo porque le encuentran más sentido y porque les gusta estéticamente, aunque para conocer grupos extranjeros los conocen por internet mediante streaming y después piden los vinilos de aquellos que les gusten.

Les pedí algo curioso para acabar: Que me contaran qué les gustaría que les hubieran dicho cuando estaban empezando. En el momento no pude evitar darme cuenta de que daba todo el pie a los mensajes de “¡Darle duro, chicos!”, “¡Vosotros podéis!”, etcétera, como los cuatro me hicieron saber, pero pronto me dijeron que lo más importante cuando empiezas es creer lo que haces, tener una dirección, la sinceridad… Cuando ellos empezaron tuvieron que echarle huevos y con eso ya se dieron cuenta de que la gente siente empatía con aquellos que confían en sí mismos, de que si te subes al escenario con fe ciega en tu grupo, en tu estilo y con ganas de trabajar puedes ganarte el respeto del público.

Ya estrechando nuestras manos pensaba que me iba a costar bastante tiempo poder escribir algo decente que transmitiera algo de la simpatía y la autenticidad de los cuatro, algo que intenté hacerle saber a mis queridos Berto y Carlos (director y redactor jefe respetivamente), pero que no querían entender. Al final han tenido paciencia, y aunque me hayan amenazado con matar a mi gato, Mujeres merecían lo mejor de mí.

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.