Entrevistamos a The Suicide of Western Culture

Entrevistamos a The Suicide of Western Culture

“Hace poco estuvimos en Brighton y fuimos trending topic en Inglaterra porque vino a vernos una eurodiputada inglesa que le moló nuestra música e identificó todas las proyecciones de la Guerra Civil que ponemos”. Igualito que aquí empiezo a pensar sarcásticamente para mis adentros antes de contestar a The Suicide Of Western Culture, probablemente, en cuanto a calidad, una de las mejores diez bandas españolas actualmente. Pero carecen de nombre, para variar, nuestra situación habitual de adoquín en la caspa de siempre y el marketing de tres libras hace que mucho talento quede sepultado mediáticamente.

“Nosotros hacemos nuestras movidas, son rollos locales como una canción que se llama El Cristo de la Buena Muerte u otra Regreso a Casa de Mis Padres en Andalucía. La gente fuera lo interpreta bien, hace gracia, porque allí se valora más lo que hacemos que imitar al grupo de moda de Inglaterra pero en inglés cutre. No te vamos a dar nombres. Aquí salen en portada de las revistas”.

LA GENTE VALORA MUCHO AQUI CUANDO HABLAN DE BURIAL PORQUE ES DE LOS SUBURBIOS DE LONDRES Y ESO MOLA. PERO LLEGAMOS NOSOTROS DEL EXTRARRADIO DE BARCELONA Y SILENCIO

Lo cierto es que, pese a toda la morralla mediática, la apuesta por hacer las cosas bien empieza a dar sus ecos como comentan ellos mismos: “este país es así. A lo mejor parece que con el próximo disco despega todo, el single ha ido bien, los medios nos cuidan bien, les mola lo que hacemos y parece que empezamos a gustar”. Y es que no es la primera banda nacional que basa su éxito en el extranjero, lo que nos debería hacer cuestionarnos nuestro propio gusto, partiendo de la base en la inferioridad de nivel que debemos profesar hacia la música norteamericana, británica y europea en algunos aspectos. ¿Cómo es posible que unos tipos que hacen electrónica hagan un tour tranquilamente por Estados Unidos con una promotora yanqui que se interesó por ellos y mientras aquí como si nada?

La explicación viene de los arquetipos que nos hemos/han creado en los medios: “la gente valora mucho aquí cuando hablan de Burial porque es de los suburbios de Londres y eso mola. Pero llegamos nosotros del extrarradio de Barcelona y no hablan nada. Tienen que ser cuatro pijos del centro de Barcelona los que saltan a la escena mediática”.

Entrevistamos a The Suicide of Western Culture

Con el calor de la conversación llega el momento de plantear el exilio, algo que llevo preguntando a cada banda desde hace siete años, pero parece que ‘Los Suicide’ no están por la labor, es más, son optimistas con el panorama nacional de electrónica para poder alimentar su creatividad: “date cuenta en Barcelona tenemos a Talabot, Delorean, en Madrid Meneo haciendo lo que le sale de las narices, la está liando por todas partes”. Tiene narices que al terminar la frase aparece Meneo por el camerino de la Joy Eslava a saludar al doblete barcelonés; gafas de George Bush padre, chaqueta Beverly Hills en los ochenta y sin desnudos parciales. La entrevista se convierte en un desvarío de cervezas y planes para terminar la noche, Meneo ofrece juerga (un miércoles) hasta las mil y su casa para acoger a quien se apunte. Al menos uno de los Suicide me hila una frase de la pregunta anterior para coger cinco minutos finales de entrevista: “es más fácil llegar a la peña de fuera haciendo algo sincero que sale de dentro. Si no entras a saco en España es que la gente busca otra cosa”.

ES MAS FACIL LLEGAR AL PUBLICO DE FUERA HACIENDO ALGO SINCERO QUE SALE DE DENTRO

Si por algo destacan también los Suicide es por las proyecciones, sus conciertos son verdaderas experiencias visuales que combustionan sus industriales sonidos. Unos visuales que heredan la nomenclatura del dúo, montajes radicales y revolucionarios que ensangrientan el ojo y electrifican el cerebro, una completa vivencia underground. Por eso tengo curiosidad en como se desenvuelven sin la pantalla detrás, ellos bien, no les altera por su técnica, pero ¿y la experiencia del público? “Sin visuales hemos hecho muchos bolos. Son todos más guarros y punkies, nos tiramos por el suelo, nos sacamos la chorra…La gente se piensa que es una performance –risas-” . Vuelve a salir a escena la incuestionable educación lejos de nuestras fronteras en la cultura bajo tierra: “salir fuera nos ha curtido mucho, te encuentras con cosas que no tienes aquí como una actuación desnuda ante 800 personas, sin prueba, el cableado por en medio y varios tíos mirándote a un metro cómo lo haces”.

Carlos Naval
Carlos Naval
Periodista. Formó parte de la redacción de HABLATUMÚSICA de 2010 a 2013. Actualmente continúa su carrera en diversas compañías del sector de la Comunicación.