¿Por qué Canal Plus apostó por la Música?

¿Por fin un buen programa de televisión? se preguntaba Pedro Moral en HABLATUMÚSICA hace unas semanas en referencia a Un Lugar Llamado Mundo. Sí, era su respuesta. El espacio de #Canal+ conseguía recuperar la pasión por la música y darle importancia. Al fin España contaba con un show a la altura de los artistas del momento. No es el único. La misma cadena ha sido capaz de enlazarlo con Menú Stereo, el programa en el que dos bandas se asocian entre guitarras y fogones. Delorean, Extraperlo, Las Ruinas, Mishima o Za! pasaron por el plató del programa. ¿Qué ha pasado en Canal + para decidirse a apostar por la música?

“Aunque no es uno de nuestros contenidos fundamentales, siempre hemos querido darle importancia a la música. Muchas veces ha sido a través de grandes conciertos, otras veces a través de sets exclusivos y contenidos ajenos como Jools Holland o el Spectacle de Elvis Costello”. Responde Jorge Ortiz, director de programas de la cadena privada y responsable de que la música siga viva en la televisión. Hay una pequeña diferencia. Canal + ha pasado de comprar contenidos extranjeros a extraer lo mejor de nuestro territorio. Por partida doble.

“La coincidencia en el tiempo de los dos programas es anecdótica. Realmente llevábamos unos años queriendo tener contenidos propios además de esos conciertos. Ese momento ha surgido cuando ya teníamos en la mesa Menú Stereo. Casi en el mismo tiempo nos llegó la posibilidad de Un Lugar Llamado Mundo, con el que también tuvimos la fortuna de que venía acompañado por un patrocinador. Eso posibilitó que pudiéramos acometer el programa en un momento tan complicado como este”, relata Ortiz.

sr-chinarro-habitacion-roja-menu-stereo
Sr. Chinarro y La Habitación Roja comiendo una paella en Menú Stereo.

¿Cómo se presentó a #Canal+ la idea de Un Lugar Llamado Mundo? “Alrededor de marzo, justo después de haber trabajado con Toni [Garrido, productor del programa] en la gala de los Oscars. Nos comentó la idea y es de las pocas veces en las que, en el momento en el que nos lo cuentan, decimos que sí. No lo pensamos mucho porque la propuesta era muy interesante y venía de la mano de nombres como el de David Trueba [Director de ULLM] con el que ya habíamos trabajado en ‘Qué Fue de Jorge Sanz’ y Javier Limón [presentador de la propuesta]. Tardó poco tiempo en cerrarse todo”, afirma el director de programas de Canal +.

“Ojalá hubiéramos podido sacarlo antes, las circunstancias económicas no ayudaban”, relata Ortiz. Pese a esta coincidencia anecdótica y la crisis del sector, parece que la música va escalando peldaños. Aún quedan muchos para llegar al final de la escalera. Las editoriales apuestan por los libros musicales en lo que muchos consideran una burbuja, el vinilo va recuperando territorio cuando los álbumes pierden importancia. Seamos pesimistas esperanzados. Ortiz considera que, aunque España no tiene la tradición musical que posee Reino Unido, sí es importante dentro de la cultura. “Quizás cada vez más la gente tiende a informarse mejor y seguir a grupos diferentes. Antes el público coincidía en muchos más artistas y ahora la cosa está más abierta. Hay mucha variedad”.

Aunque la idea de apostar por bandas extranjeras es rompedora en este momento, no es ni por asomo revolucionaria. Cuando TVE no competía en programación con Telecinco o Antena 3, en aquellos momentos en los que sus espacios no estaban cubiertos por shows al estilo ‘Noche de Fiesta’ o programas de caridad que sustituyen la falta de eficacia gubernamental como ‘Entre Todos’, la televisión pública apostaba por Musical Express o Popgrama, espacios en los que Diego Manrique, Carlos Tena o Ángel Casas lograban traer a un plató a nombres de la talla de Mike Oldfield, Queen, Bob Marley o AC/DC. “Hubo una época en la que la televisión pública apostaba por programas de música en una y otra dirección, la variedad era un hecho. Cuando aparecieron las televisiones privadas, el factor audiencia apareció y también la necesidad de una publicidad. Todo eso empezó a cavar y crear un mito alrededor de los programas musicales. No tenían audiencia”, declara Jorge Ortiz. Sigue siendo así. En el panorama actual la única referencia son los talent shows o ‘Cachitos de Hierro y Cromo’, un espacio en La 2 formado por piezas rescatadas del archivo. El resto de programas musicales de la segunda cadena han sido maltratados por horarios intempestivos.

¿Volveremos en algún momento a ver programas como los de Canal + en abierto? “Sigue estando ese mantra de que la música no funciona en televisión y me extrañaría que se apostara por la música en Atresmedia o Mediaset. La TV pública es distinta y no solo debería, también creo que volverá a la música en breve. ¿Que sea un tipo de programa tan ambicioso en cuanto a sus ideas? Lo dudo”, sentencia Ortiz.

Una de las características de Un Lugar Llamado Mundo es que sus platós son diversas salas de conciertos. Joy Eslava o La Riviera acaban convirtiéndose en el escenario en el que Javier Limón presenta el programa en lo que parece una reivindicación de un espacio que no pasa por su mejor momento. La crisis del sector musical, la subida del IVA, incluso los ataques al propio espacio por parte de ayuntamientos son tifones para unas salas que ya de por sí deben combatir contra una crisis que se ha cebado con el sector cultural. “La música ha pasado del todo a la nada. Del momento en el que los ayuntamientos tenían dinero para contratar con grandes talones a artistas de renombre al vacío más absoluto. Ha sido una evolución que ha ido de esa situación de burbuja musical a la puntilla que ha supuesto la subida del IVA que, aunque no ha sido el causante directo, sí ha terminado de ahogar actividades de este tipo que impide generar una cultura de consumo de la música en lugares donde se debe consumir: las salas”, afirma rotundo Ortiz.

Hace unos días nos preguntábamos si la Industria Musical podía ser rentable tras los datos que se publicaban en Francia o Reino Unido, donde es uno de los pilares económicos de la Cultura, algo que contrasta con la situación de marginalidad que vive la Música en nuestro país. “Esa evidente falta de cultura musical tiene que ver con una apuesta por la cultura y la educación que sí se fomenta en otros países. Hay muchas decisiones que no ayudan a un crecimiento, las estamos viendo cada día. Tenemos talento y muchos artistas que merecen la pena. Hace falta una ayuda que no se trata de subvenciones sino de fomentar y sobre todo no incidir en el desprestigio de la Cultura.

J. Castellanos
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014, llegando a ser redactor jefe.