Father John Misty | Fear Fun

-

Desde la estafa mundial a jugar con la vivienda de la gente, pasando por el esnobismo de la moda del gin tonic, la lista de hobbies de los banqueros es infernalmente variada. El del antiguo vicepresidente de JP Morgan Chase Robert Gordon Wasson fue la del estudio de los hongos mágicos. Su fascinación le llevó hasta el norte de Oaxaca, al sur de México, donde se encuentra la etnia de los mazatecos, que empleaban el uso de los pequeños dioses para sus ritos, que durante siglos habían pasado a ser secretos por la represión de los conquistadores españoles. Malditos españoles. Tras ganarse la confianza de los residentes consiguió conocer a la chamán María Sabina, probar la sustancia psicoactiva y relatar, en 1957, la experiencia en la revista Life. El resto es historia caleidoescópica. Las enseñanzas de don Juan. La música.

La conexión fundamental de J. Tillman -uno de esos tipos que intentan esconder un nombre que no le gusta tras su inicial- con las setas tardó en llegar. Tras una serie de discos oscuros que tiraban hacia la necesaria vía de escape del egocentrismo y onanismo pseudodepresivo –que también ha dado sus grandes obras- entró a formar parte de Fleet Foxes. Allí pasó a un segundo plano como batería en el que su voz no era más que una anécdota en una banda que creció demasiado rápido y en la que Tillman era un animal enjaulado y reprimido con demasiadas ideas que mostrar. Explosión.

Así dio comienzo el nacimiento de una nueva criatura. Un tipo llamado Father John Misty que tomó el cuerpo del de Baltimore en un viaje por la costa oeste que le cambió artísticamente. Una epopeya en una furgoneta cargada de las setas Gordon Wasson (“suficientes como para ahogar a un caballo”) en busca de una respuesta en forma de novela que se transformó en una de las grandes alegrías musicales de 2012. Ese viaje a Los Ángeles –a ninguna parte- desemboca en Fear Fun, una joya de la música norteamericana cargada de una historia que se sostiene, que demuestra en sus canciones que lo que Tillman cuenta es real, que no tira de esa villana forma de crearse un personaje sin argumentos, puro humo de una rica hija de productor que dice nacer entre caravanas y olor a pollo rebozado. Los grandes discos se hacen más y más grandes con la historia que esconde detrás, como los grandes álbumes de los setenta. Aquí no hay producto.

La voz de Tillman muestra su esplendor en cada corte, un reto a su antigua banda, en canciones que vacilan entre humor, psicodelia y la más pura realidad. Cortes en los que, el ahora angelino, demuestra saber reírse de sí mismo, del hipsterismo ilustrado y de todo lo que rodea el sentimentalismo barato a la vez que crea melodías que ganan y ganan a cada escucha. El viaje comienza con Fun Times in Babylon, la llegada al otro Hollywood en una canción calmada sobre coros, de una profundidad vocal que va creciendo y que sirve para preparar la demostración de clase que Fear Fun ofrece. Nancy From Now On se acerca más a la tónica general del álbum, rozando la hilaridad del personaje interiorizado por Tillman que exterioriza perfectamente en Writing a Novel. El señor Misty, pretencioso y conservador de la verdad única, tenía por misión escribir una novela porque nunca antes se había hecho y es en esta canción donde se destapa completamente entre esas guitarras y ritmos reivindicados en los sesenta por Buffalo Springfield, The Flying Burrito Brothers o The Byrds que pueblan un disco que recupera la vieja tradición estadounidense de crear grandes álbumes. A veces se olvida.

Entre canción y canción aparecen figuras que reclaman la vida y el gusto por ella a base de gritos publicados como los Stones o el escritor Josep Campbell. En canciones como Hollywood Forever Cementery Sings – que supuso el primer adelanto de lo que Tillman se traía entre manos- o Only Son of the Ladies’ Man muestran un regusto por el sonido casi fronterizo y la autocompasión burlona. La segunda parte del disco no hace otra cosa que alimentar la grandeza, justificada con temas como This is Sally Hatchet –con unos sonidos próximos al Revolver de The Beatles-, Well, You Can Do It Without Me o Tee-Pee’s 1-12 con sus ritmos puramente country. Tras los 11 cortes llega el final, Everyman Needs a Companion, en el que Father John Misty cae por su propio peso y aparece de nuevo Tillman, que se quita la careta.

En toda esta historia también aparece la cabeza de Jonathan Wilson, otro de esos tipos a los que les gusta hacer buena música. El año pasado decidió publicar su debut Gentle Spirit tras años perdidos entre estudios y de allí salió uno de los mejores álbumes y noticias para la música de raíces de Estados Unidos en el último año. Dos seguidos hablando de la varita de Wilson, que aporta aquí sus conocimientos y genialidades como productor para parir una obra completa, regular y magnífica que perdurará en el recuerdo.

J. Castellanos
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014, llegando a ser redactor jefe.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti