Dinamarca va a ganar Eurovisión 2014

La tecnología ha dado pie a una (¿dudosa?) tendencia cuyas protagonistas son las predicciones de los premios.

-

[td_block3 category_id=”2772″ limit=”4″ offset=”1″ custom_title=”+ Guillotina” ajax_pagination=”load_more”]

No me sorprenden la ilusión o la adrenalina ante un posible premio. Sí despierta cierto instinto detectivesco y curioso el grado de implicación de personas que poco o nada tienen que ver con el galardón y, desde luego, no van a sacar ningún tipo de beneficio de él. Como en el fútbol, pero eso ya son cosas mías. Se acerca Eurovisión otro año más y, antes de que llegue el rancio evento, esta connivencia surge en las predicciones.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”10″ margin_bottom=”10″]

Spotify comunicó ayer la suya: Dinamarca va a ganar Eurovisión 2014. La plataforma ha llegado a esta conclusión según la cantidad de escuchas de las distintas canciones participantes en su servicio de streaming. Mi objetivo no es rebatir quién va a ganar o quién no -para empezar, porque es un evento que poco tiene que ver con la música y eso no es a lo que me dedico-, sino cavilar y, si tengo suerte, surtir el mismo efecto en ti sobre el algoritmo en que se han convertido nuestras vidas.

Sucede en las mejores familias: los Oscar, los Grammy, los Globos de Oro o los BRIT Awards, todos se ven precedidos por “expertos” y expertos vaticinios que, de no acertar, al menos han generado el debate necesario para resonar durante un tiempo. Pero es una inútil necesidad creada. Nos dejamos embaucar por los datos, números fríos que no acaparan la verdad absoluta. Queremos tener toda la información a nuestro alcance y ya comprobaremos si es verídica o fiable más adelante.

Lee también: Eurovisión al final del tunel

Por situarnos en un contexto concreto, para los últimos Grammy, varias redes sociales adelantaron sus predicciones, basadas en la popularidad entre sus usuarios. Así, Spotify fue el medio con más aciertos frente a otros como ShazamFacebook, a pesar de no tener el tino suficiente en los premios más importantes. Sus apuestas por Daft Punk fueron oportunas, pero se quedaron algo cortos.

Todos tenemos nuestros favoritos en mente a la hora de la verdad. Los premios llaman a la batalla y nuestra sed de sangre nos empuja a la confrontación. Por otro lado, no debemos olvidar que su importancia -casi exclusivamente marketiniana- resulta irrisoria ante la propia creación artística, que perdemos una porción vital de emoción en esta era de calculadora y gélida inmediatez, y que la euforia ante el acierto de nuestras cábalas nos convierte en buitres ególatras. ¿Llegará un momento en el que los premios sean innecesarios cuando las predicciones acierten siempre? Bueno, innecesarios ya lo son.

José Roa
Músico y periodista, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2010 a 2014, llegando a ser editor jefe y alcanzando especial repercusión con su columna 'La Guillotina', editada en 2013 y 2014.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti