Garaje a toda velocidad. Voces agudas. Guitarras punzantes y saturadas. Batería sin toms. Las características de The Hives son conocidas por todo el mundo y son el hilo conductor de toda su trayectoria, convirtiéndolos en los representantes del punk de los Ramones, Sex Pistols, The Jam o The Clash en el siglo XXI.

[TS-VCSC-Divider divider_type=”ts-divider-two” divider_text_position=”center” divider_text_border=”#eeeeee” divider_image_position=”center” divider_image_border=”#eeeeee” divider_icon_position=”center” divider_icon_color=”#cccccc” divider_icon_border=”#eeeeee” divider_border_type=”solid” divider_border_thick=”1″ divider_border_color=”#eeeeee” margin_top=”20″ margin_bottom=”0″]

5. The Black And White Album (Interscope, 2007)

El cuarto largo grabado en el estudio de los suecos contiene cortes de calidad como ‘Tick Tick Boom’, ‘Won’t Be Long’ o ‘Square One Here I Come’, pero en la discografía de The Hives simboliza el momento en que se atascaban con su propio sonido y no se nota que aporte tanto a la banda como el resto. De hecho, tras la publicación de este trabajo, la banda se dio el descanso más largo desde su comienzo. El sonido de su disco había supuesto una ruptura con lo anterior que acabaría conformando lo que es, junto a ‘Lex Hives‘, el nuevo carácter de sus publicaciones.

4. Lex Hives (Disque Hives, 2012)

Como decíamos, ‘The Black and White Album’ y ‘Lex Hives conforman en conjunto la última etapa de los Hives que suena más despersonalizada que las anteriores. Continúa poseyendo la intensidad e incluso la creatividad con temas pegadizos pero sin esa suciedad tan diferente, sin esa frescura tan genuina. Abriendo con ‘Come On!’, un tema arrasador y con ‘Go Right Ahead’ (que suena infinitas veces más Hives en su poor version que adelantaron en Youtube) y teniendo temas como ‘Wait A Minute’ o ‘1000 Answers’ es fácil decir que suena potente. Pero comparado con anteriores trabajos tiene una falta de la personalidad que a los otros les sobra.

3. Barely Legal (Burning Heart/Epitaph, 1997)

El primer trabajo de estos norteños es una especie de rock aceleradísimo con hardcore. Además de ser el menos escuchable de los 5, es el que tiene una calidad de grabación más baja. Un mix peligroso de sonido de rock vintage con hardcore lo-fi que provoca un resultado final que aún ahora suena transgresor para más de un oído. Pelle Almqvist y sus cuatro uniformados compañeros (más el sexto, Randy Fitzsimmons, si es que existe) trajeron a finales de los noventa un rock adelantado a su época, aunque lo suavizaron en su siguiente largo. Es innegable que esta es la semilla de la que salieron los auténticos The Hives.

2. Tyrannosaurus Hives (Interscope, 2004)

El carácter más conocido de The Hives y con el que alcanzaron la fama es el que se gestó en la composición de ‘Veni Vidi Vicious’ y ‘Tyrannosaurus Hives’. Ese sonido sucio y desenfadado que trajo bajo el brazo ‘Two-Timing Touch and Broken Bones’, ‘Walk Idiot Walk’ o ‘B is For Brutus’. Este disco tiene una regularidad y una intensidad perfecta. Se les oye sueltos a los suecos con su sonido. Tenían ganas de dar el paso al frente que sus propios fans querían y que el mundo del rock más desenfrenado necesitaba. Ni tan poco escuchables como en ‘Barely Legal ni más desinflados como en ‘The Black and White Album’ o ‘Lex Hives’. Con la frescura justa y necesaria para que todos los focos apuntaran por fin hacia ellos.

1. Veni Vidi Vicious (Burning/Sire/Reprise, 200)

Tanto ‘Veni Vidi Vicious’ como ‘Tyrannosaurus Hives’ son unos discos completamente redondos y que contienen el sonido perfecto de The Hives. La única diferencia reside en que ‘Veni Vidi Vicious’ es un peldaño más salvaje y fresco. Tuvieron la merecida y buscada suerte de hacer el largo que querían hacer con la edad y la cabeza lo suficientemente amueblada para la ocasión. Sólo unas ganas increíbles de extender el rock que llevaban en las venas a base de guitarra, batería y voces desgarradas. Este largo contiene los primeros cortes que se recordarán para siempre de The Hives: ‘Die All Right!’, ‘Main Offender’, ‘Hate To Say I Told You So’ o ‘Knock Knock’. Un grupo que sin ser inglés ni norteamericano conquistó a toda Europa con una seguridad en sí mismos que sobrepasa la chulería y se mea en ella. Y es que a veces cuando ves que alguien lo tiene tan claro, sólo puedes aplaudir y reconocer que razones no le faltan para enorgullecerse.

Contenidos similares: