A dieta de SOPA

 EL ELEFANTE ESTÁ BORRACHO | por Dani García

¿Os acordáis cuando Dumbo se la pilló doblada? ”Picos” de surrealismo semanales

Ni por mamá ni por papá. Esta cucharada viene de parte del Tío Sam, sin avioncito y encima es sopa de lata sabor estándar-agua-de-Texas y Vermont. Pues cojo el plato y se lo tiro a la cara.

Tu Tumblr ha sido guillotinado, a tu Twitter lo están desangrando, tu Facebook vive con el miedo a ser fusilado, Google sufre amputaciones severas de sus articulaciones y es imposible bailar con él, Wikipedia está cremándose viva, a tu Flickr le han vaciado las cuencas de los ojos, a tu Youtube le han cortado la lengua. No son efectos secundarios, son los efectos inmediatos al consumir los dos productos que quiere lanzar al mercado el gobierno de la nación más poderosa del mundo, una SOPA y una PIPA. La primera impresión es que es tóxico para la ingesta humana (la primera y todas): la búsqueda en Google será un panorama peor que cuando Jim se despierta en 28 Días Después, se acabaron tus fotos de plano picado para que se te vean las tetas porque un perfil de Facebook puede ser bloqueado en el momento que cuelgues a Salvador Raya cantando a Rihanna, di adiós a decir cuando vas a cagar en Twitter porque si posteas un link que infrinja el copyright, caput, olvídate de comentar un artículo con una cita de John le Carré y vete a ver La Noria, anda, ignora grabar a tu gato haciendo la lambada y colgarlo en Youtube.

Pero, se pueden hacer otras actividades. Escribe un comentario que viole el copyright en la página oficial de Esperanza Aguirre para que la cierren, postea un artículo de Jiménez Losantos con publicidad gay encubierta en Opusdei.es, monta en bici por la A-2 entre Calatayud y La Almunia de Doña Godina, lee un libro al aire libre en Soria en invierno, mastúrbate usando la imaginación, escríbele una carta de amenaza de muerte a un amigo de colegio que no has visto en quince años, lee otro libro, pero sin camiseta, y que esta vez sea la biografía de Jorge Javier Vázquez, fuma crack, intenta masturbarte otra vez usando la imaginación, lee la biografía de Jorge Javier Vázquez sin camiseta en medio de Soria en invierno y mastúrbate al mismo tiempo con tu pipa de crack. Cantidad de actividades que se pueden hacer si no quieres consumir SOPA y PIPA.

¿Qué es SOPA y PIPA? No son personajes de Barrio Sésamo, empezamos bien. La cultura española de vuelca un camión de chorizos de Cantimpalos caducados en la Castellana y saltamos como hienas pensará aquello de “pues me quitan Seriesyonkis”. Los medios mainstream han corrido un tupido velo para informaros correctamente más allá de la desaparición de esta gratuidad. Es una cuestión de educación, como siempre. Pero no es una cuestión patria, en Nueva York gente de la calle ha sido preguntada y se les quedaba más cara de tonto que a Messi. La razón por la que todo el mundo está disgustado por la Stop Online Piracy Act, que realmente es el matón rumano de la Protect IP Act, es que no solo significa que ya no podrás descargarte la nueva canción de Lady Gaga para bailarla al salir de la ducha en pelotas en tu cuarto o ver ese capítulo de Barco en Megavideo que te has perdido por escuchar Coldplay con tu churri, sino que es el Apocalipsis de innovar, crear y compartir. La Humanidad no estaría en este punto de vorágine informacional y creencia de que se le pueden establecer limitaciones si no hubiera sido por la INNOVACIÓN; la CREACIÓN ha sido, en parte, derivada desde el principio de los tiempos (hola Biblia, gran novela de todos los tiempos), siempre hay influencias, no hay obras únicas; la COMPARTICIÓN es la naturaleza de la creación, algo tan simple como dijo el escritor George Bernard Shaw: “si tienes una manzana y la intercambias por otra, seguirás teniendo una manzana, pero si tienes una idea y la intercambias por otra, tendrás dos ideas”.

Explicación más simple que el mear de SOPA y PIPA

El argumento de los padres y partidarios de SOPA y PIPA es que la piratería (y cualquier nueva tecnología que la facilita) es una amenaza existencial a cualquier negocio basado en la propiedad intelectual. Un tejemaneje de las grandes compañías para intentar hacer cualquier cosa que pueda parar la innovación de sus competidores. Solo echad un vistazo a las grandes compañías que respaldan estas iniciativas legislativas; ahora repasemos las que luchan contra esta nueva conspiratoria y maquiavélica propuesta de un lobby estadounidense, tal como las películas: Google, Facebook, Apple, Wikipedia, Twitter, Reedit. La lucha de lo viejo contra lo nuevo, las grandes corporaciones del siglo XX se resisten al cambio de régimen natural, están intentando proteger su caída negando lo maravilloso que tiene Internet: la democratización de la información y el entretenimiento, porque ellos ya no son los suministradores, porque todos somos generadores de contenido y todos tenemos nuestra audiencia, ya no es unidireccional. La industria musical es el ejemplo perfecto, un mercado en plena caída desde hace una década, resbalándose poco a poco hacia al alcantarillado en un estado de coma irreversible y, ¿qué intentan las Sony, Emi, Universal y Warner? En vez de adaptarse a las circunstancias e innovar para ponerse pasos por delante, se agarran a los conceptos del pasado. Los seres humanos no habríamos evolucionado, no correríamos al lado de este tren de datos si la información no hubiera ganado a las limitaciones. Limitar, la primera palabra que aprende subconscientemente un niño al nacer, luego la vida es ya cuestión de cuantas acotaciones te impongas y te dejes imponer, en la mayoría de los casos para quedar enjaulado espiritualmente como una vaca y decir “muuuu”.

Además, el lenguaje de SOPA es tan irracional que solo podemos asumir que los autores y partidarios no quieren más que cambiar radicalmente las reglas de la web. Va más allá de prevenir la compartición de archivos, se trata de dar a un gobierno la capacidad unilateral de censurar información. Cada semana que pasa me asombro menos en como el Hombre anda cada vez más como los cangrejos, se intenta sellar una presa con el corcho de una botella. ¿Con SOPA y PIPA aprobadas no surgirán formas de burlarla? ¿No es eso acaso nuevas formas de creatividad? ¿No es lo que quiere castrar? Lo gracioso es que estas leyes han sido escritas por gente que, fundamentalmente, no entiende cómo funciona la Red. Es contextualmente imposible que un señor de 67 años (Lamar Smith, republicano por Texas en la Casa de Representantes e impulsor de SOPA) y otro de 71 (Patrick Leahy, demócrata por Vermont en el Senado e impulsor de PIPA) tengan una mentalidad acoplada a 2011 como para entender la democratización de la información.

Hablemos en lenguaje de la calle. El perfecto ejemplo es Youtube. La gente crea sus propias pelis, videoclips y, gracias a Youtube Network, llegan a millones de personas. Son de creación propia, incluso pueden ganar su propio dinero (gracias Google AdSense). La gente puede ahora publicar sus propios libros y, en raras ocasiones, ganar algo de dinero. Los fotógrafos pueden poner sus fotos en Flickr y Google+ y generar miles de vistas, no necesitan ya una revista o un periódico para tener audiencia. Básicamente, Hablatumusica se cerraría bajo la ley SOPA con las imágenes que publicamos en esta columna, a mi no se me caería el pelo porque tengo un pelazo pero al director Berto Barros sí.

Afortunadamente, un día después de la masiva “huelga” liderada por Wikipedia parece que el mundo libre (y no ese del que hablaba Bush) gana una pequeña batalla de una que será larga y ardua. Wikipedia tuvo ayer unos picos de tráfico que acumularon 25 millones de visitas en todo el día, no se conocen casos de suicidios de periodistas becarios ante la caída de esta web, hubo intensas protestas en Nueva York, la Casa Blanca parece estar entre la espada y la pared, en esa habitual batalla moral que debe haber en la cabeza de Obama de lo que le gustaría hacer y lo que tiene que hacer por tal como está conformado el funcionamiento corporativo de Estados Unidos, Mark Zuckerberg posicionó a Facebook como otro de los generales de esta guerra, aunque el siguiente nivel de protesta, si la ley sigue adelante, debería ser cerrar Facebook y Twitter por un día para asustar a la maquinaria financiera (si es que realmente les importa más la libertad que los dólares).

 Cualquiera me puede decir que coño importan los ocho párrafos de arriba si hablan de Estados Unidos y no de España. Primero, porque de tal palo tal astilla, muchos países podrían tomar ejemplo si esta ley se aprueba. Segundo, los americanos nos la han colado por la escuadra. La versión española de SOPA y PIPA está a la vuelta de la esquina, la Ley Sinde. El nuevo gobierno no ha tenido problema en aprobarla nada más tapar el mando sabiendo del humo informativo que hay en torno a la crisis, aunque ha quedado bien claro que mintieron como bellacos en la campaña electoral. La Ley Sinde apesta a hamburguesa a la parrilla con patatas fritas, no lo digo yo, lo dicen los cables de Wikileaks publicados en El País, entre otros diarios, el alargamiento de la mano desde Washington sobre las leyes de propiedad intelectual en España. La sopa de águila y la de gallina blanca es la misma.

Prohibido prohibir. Educad a la gente, no la prohibáis; abrid la mente, no la cerréis; ayúdale, no le impidas; evoluciona, no devoluciones. Tiene lógica, ¿no? Como no comer una sopa tóxica. Yo es que tengo una mentalidad más radical: el progreso pasa por el plagio, la historia nos lo enseña.

Dani Garcia
Dani Garcia
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2013, alcanzando especial repercusión con su columna 'El Elefante Está Borracho'. Actualmente prosigue su carrera en Doist PR.