Inicio OPINIÓN ESPECIALES Fuzz, garage, punk, lo-fi, psicodelia: neo-garage

Fuzz, garage, punk, lo-fi, psicodelia: neo-garage

por FERNANDO NAVAL

Fuzz, garage, punk, lo-fi, psicodelia: neo-garage

Corrían los finales de los noventa cuando un adolescente llamado Jimmy Lee Lindsey Jr., por entonces llamado Jay Lindsey, grabó una demo en una cinta de casette con un juego de karaoke. El joven que vivía a las afueras de Memphis interpretó todos los instrumentos y posteriormente envió la cinta a Eric Friedl, propietario de Goner Records y miembro de los Oblivians, otro grupo de la ciudad con mayor población de Tennessee.

Lo que ninguno de los dos sabían es que estaban poniendo las primeras piedras para la construcción de la historia del garage punk moderno. Este chico más adelante sería conocido como Jay Reatard.

A pesar de morir tan joven, el legado de Jay es muy extenso tanto como colaborador como en solitario. La hiperactividad musical es algo que ha sido común en todas las grandes figuras modernas a las que ha unido el fuzz, el guitarreo y el salvajismo punk.

Cayó en las manos de nuestro joven Jay un artículo de el que se hablaba de los orígenes de la era dorada de la Revolución del Lo-fi a mediados de los noventa (porque en los noventa no sólo se escuchaba brit-pop y grunge a pesar de lo que pueda parecer. Además de Pearl JamNirvanaSmashing PumpkinsBlurPulp Oasis también estaban PavementGuided By VoicesSebadohMy Bloody Valentine o Jesus & Mary Chain. Minoritarios pero respetados), artículo en el que se nombraba el sobradamente conocido cuatro pistas (un popular sistema de grabación multipistas) un millón de veces. Jay Reatard se hizo con un cuatro pistas y comenzó su locura hiperactiva de grabaciones.

Es difícil establecen una relación entre la escena de Memphis y sus figuras visibles con la canadiense, encabezada por otro culo inquieto como Arish Ahmad Khan, más conocido como King Khan (con grupos garajeros como King Khan & The BBQ ShowThe King Khan Experience o King Khan and The Shrines) ya con un sonido más clásico, elegido también por Goner Records con su primer lanzamiento con Jay todavía con vida.

Todos estos nombres, como decía, tienen en común comenzar sus carreras a finales de los noventa alumbrados por una forma de entender el lo-fi de los noventa y la intensidad en la música punk.

Fuzz, garage, punk, lo-fi, psicodelia: neo-garageHubo un encargado de situar la ciudad de San Francisco en este mapa tan plagado de compositores creativos: El desquiciante y acelerado John Dwyer. Si comenzó su labor con Pink and Brown y continuó con CoachwhipsThe Hospitals y otra infinidad de proyectos, por lo que se hizo conocer realmente fue por OCS, actualmente conocidos como Thee Oh Sees. Su presencia en la escena musical, como la de Jay Reatard ha inspirado y empujado a centenas de bandas en toda la escena musical actual con sus actuaciones intensas en festivales por EEUU y Europa y su sonido fresco y diferente.

Hay otro de estos peculiares figuras que se crió en otro panorama. Tim Presley comenzó también a finales de los noventa con The Strange Boys, una banda bastante poppie, y pronto permitiría aflorar sus gustos actuales en grupos como The Nerve AgentsDarker My Love o el proyecto que le va a llevar a desembarcar en el Primavera Sound este verano: White Fence. Su sonido y su creatividad compositiva le han llevado a participar en bandas realmente diferentes unas de otras y a acuñar su alter ego White Fence para dar sentido a su estilo definitivo de psicodelia y garage mezclados con algo de dramatismo, aportando un color que lo diferencia de las otras figuras.

Todos estos iconos del garage han sabido aguantar mucho tiempo en los escenarios, casi todos ellos continúan con giras y haciendo grabaciones sin parar. Lo que no sabían es que muchos otros les iban a dar un empujón al recoger su legado y aportar algo nuevo que iba a revivir la escena del punk garagero.

Si la característica de estos referentes post-noventeros era la de asimilar el lo-fi y aportar la frescura punk, la de nuestros contemporáneos es haber sido auténticas esponjas que procesan muchísima música completamente diferente, que maman música de calidad y acaban componiendo algo creativo, nuevo y continuista con la escena del garage.

Stephen Pope y Billy Hayes, bajista y batería respectivamente, compañeros de Jay Reatard en The Reatards eligieron bien la figura contemporánea que aunaba el amor por el lo-fi, el espíritu salvaje del de Memphis, el noise y la psicodelia además de un toque de locura e ironía constantes. Hasta sus comienzos realizando demos con el garageband tienen ciertas similitudes. Estamos hablando de Nathan Williams y sus Wavves. No sólo no puede parar de sacar largos, Eps ysingles, el año pasado formó junto a su hermano Sweet Valley, un grupo que con samples forma canciones veraniegas. Ya tienen dos largos en el mercado.

Esta vez, este nombre propio pertenece a la escena de Los Angeles, aunque provenga de San Diego. Emparejado con Bethany Cosentino, cantante y guitarrista en Best Coast (otra similitud con Jay Reatard que formó hasta un grupo con su, entonces novia, Aljcia TroutLost Sounds), con la que también ha lanzado canciones.

Pero en la escena de San Francisco tenemos al músico que realmente ha acumulado toda la herencia del resto de nombres propios y se ha hecho el rey en su propio campo. John Dwyer mismo lo llamaba para colaborar con Thee Oh SeesTim Presley/White Fence es uno de los muchísimos músicos que han colaborado con él. Estamos hablando del guitarrista pelirrojo de San Francisco: Ty Segall.

Su hiperactividad se mezcla con una especie de paranoia constante que impregna todas sus grabaciones. Él mismo declara su música como una muestra de que hay personalidades en nuestra cabeza que pujan por salir y que a veces conquistan nuestra conciencia. Es el único músico actual que puede jactarse de tener un ritmo creativo tan rápido como para hacer tres largos en un solo año. No sólo ha vuelto a situar San Francisco en el epicentro del garage, sino que ha centrado todas las miradas en sí mismo como auténtico icono contemporáneo. El heredero de todos los géneros en los que nos estamos centrando que además trae consigo a una especie de John Lennon salvaje en algunos de sus cortes.

Aunque nos hayamos fijado en los nombres propios para ver características comunes de personas concretas en un mismo panorama musical, los géneros están plagados de bandas con muchísima calidad. Fueron recogiendo la herencia sonora gente como Japanther desde New York City, No Age para Los Angeles, Nobunny desde San Francisco (aunque Justin Champlin, el frontman y alter ego de Nobunny, sea de Tucson), Vivian Girls desde Brookling (con Cassie Ramone, miembro fundador de The BabiesBlack Lips desde Atlanta, Chris Knox desde Nueva Zelanda o todos los ya nombrados. En España podríamos destacar nombres como el de Yago Alcoverfrontman de Mujeres y miembro de Univers, que personalmente nos contó en una entrevista junto con sus compañeros de Mujeres haber sentido la llamada del punk sin distorsión en conciertos de Jay Reatard o Black Lips.

La línea temporal se podría seguir estirando hacia los mediados de los noventa y seguir tirando del hilo hasta encontrarnos con los Sonics, los Troggs y los grupos que crearon el concepto del garage. Pero sólo serviría para que nos diéramos cuenta de lo profunda y lenta que ha sido la evolución que nos ha traído a nuestros días la revolución del neo-garage. Un género que está haciendo historia en nuestros días. Que se está construyendo a cada hora. Del que se hablará en el futuro.

Fernando Naval
Fernando Naval
Este ingeniero rockero formó parte de HABLATUMÚSICA de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue si carrera musical como guitarrista de varias formaciones.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here