La Ley Sinde nos deja huerfanos en la Academia

Alex de la Iglesia, cineasta y presidente de la Academia de Cine, ha declarado que dimitirá después de la gala de los Goya debido a su disconformidad con el pacto entre el PSOE, PP Y CIU para que la “ley sinde” vea la luz.

Después de la gala, dimito como presidente. Seguiré siendo miembro de la Academia, discutiendo y metiendo la pata como siempre, pero como director de cine, que es lo mío”, declaró el director. Toda la noticia fue seguida y conducida a través de las redes sociales como twitter. Allí intercambió opiniones con internautas y en todo momento manifestó su desacuerdo diciendo cosas como “…han pactado una ley que no conviene a nadie” y no le falta razón ya que hay muchas maneras de llegar a un acuerdo entre todas las partes protagonistas.

Las tres fuerzas políticas (PSOE/PP/CIU) aseguran que se trata de una norma con mayores garantías judiciales que únicamente atacará a las páginas de enlaces que contengan obras sujetas a derechos de autor sin autorización.

Por el otro, lado la Asociación de Internautas ha sido una de las más críticas con el acuerdo y ha manifestado su descontento, al entender que, “a pesar de toda la oposición ciudadana, se instaura la censura en internet“.Muchos son los que consideran que se trata de una ley ordinaria que no tendría que poder limitar derechos fundamentales como la libertad de expresión o la protección de datos. En resumen, la ley Sinde convierte a los jueces en meros notarios.

El realizador siguió ofreciendo nuevas explicaciones sobre su salida ya que no todo el mundo termina de entender (no comprender) su decisión: “Al parecer no todo el mundo ha entendido las razones por las que dimito. Creía que estaban claras en mi carta y mis declaraciones en twitter. Las expongo aquí. Comencé un diálogo con las partes afectadas. Busqué puntos en común y los encontré. Busqué propuestas y se me ofrecieron, y los hice llegar al gobierno y a la oposición, como era mi deber. El resultado de esos acercamientos me hizo cambiar de opinión acerca de la ley, y la redacción final del texto no me resultó satisfactoria, y así lo expresé. Sin embargo, considero que yo no puedo imponer mi forma de ver las cosas al resto de los compañeros de la profesión, y pido disculpas por ello. Hay gente en la academia y en el sector cinematográfico que está de acuerdo conmigo, y otros, obviamente, no.

 

Como presidente debería mantenerme al margen de valoraciones personales sobre temas tan graves como éste, y no he sabido, o no he podido hacerlo a la hora de responder con sinceridad a las preguntas que se me hacen, por lo que creo que lo más honesto es dimitir. A partir de ahora hablaré como director de cine, y será mejor para todos. Sin embargo no quiero abandonar el trabajo comenzado, y dar la impresión de dejar el puesto sin hacerme responsable de ello. Por eso no quería hacerlo antes de la gala del aniversario donde he puesto un gran esfuerzo y dedicación. Mañana me reúno con la junta directiva de la academia para valorar la situación“.

Después de sus declaraciones, muchos artistas fueron los que se pronunciaron (la mayoría por redes sociales) y dieron a conocer sus puntos de vista de la situación: Santiago Segura,”Si Alex dimite de la presidencia de la academia, yo como miembro también dimito. Hasta ahí podíamos llegar…” Santi Millán, “deja un gran vacío en la Academia, y no hay ironía en mis palabras“, Ángel Martín, el ex presentador de Sé Lo Que Hicisteis: “un abrazo fuerte lleno de respeto y admiración“, Eduardo Noriega, en plenos ensayos de la serie Homicidios, se ha mostrado sorprendido. “Entiendo sus razones porque se siente muy decepcionado. Respeto su opinión, pero yo como actor y académico le pido que reconsidere su decisión. Su decisión de dimitir nos puede hacer daño” o el director José Luis Cuerda: “Ha sido un excelente animador y director de orquesta de la Academia. Hay que reconocer que ha tenido un trabajazo enorme, pero no entiendo muy bien las razones de su salida“.

En fin creo que muchos son los que apoyan la decisión de señor de la Iglesia y hay motivos porque hacerlo, ya que pocos “poderosos” se animan a  replantear su situación y ser profundamente honestos consigo mismo. Creo que estos actos son difíciles de ver en un mundo donde bajar la vista, callar, aceptar son las 3 primeras normas que te imponen para poder salir de casa.

Ni es un ogro ni un rebelde, simplemente un cineasta que sabe que si continúa falla a su conciencia y a su forma de ejercer su responsabilidad como presidente.

Ahora solo queda esperar a los premios Goya  el 13 de febrero en el Teatro Real de Madrid. Sin lugar a duda será una noche que no pasará desapercibida.

Lucas Tavarozzi

Redacción #HTM
dic09 | El magazine digital, musical e independiente líder en habla hispana en internet con más de 250.000 sesiones mensuales. Un producto de Breakfast Producciones.