Les adieux a la reine | Benoit Jacquot

-

  •  Benoît Jaquot (2012)
  • ☆☆
  • por Pedro Moral

La insinuación es el arte de acelerar las pulsaciones. El gesto de morderse el labio inferior, un botón desabrochado y las costuras de unas medias que no deberían verse son detalles que apuntan descaradamente hacia un encuentro sexual. Hay conversaciones que tienen más sexo que una película porno. Y ahí reside la belleza de la insinuación y su dificultad. Por eso la pornografía (un género necesario, que respeto y valoro) nunca llegará a ser arte. El arte es colocar la cámara delante de una puerta cerrada, que ésta se abra y de la habitación salga una doncella colocándose la falda.

Decían que Ernst Lubitsch conseguía más con una puerta cerrada que la mayoría de los productores con una bragueta abierta. Ahí reside el sexo sofisticado. El que se respira durante las frases que se escupen Barbara Stanwyck y Henry Fonda en el sofá de un camarote. Ésta escena de The Lady Eve es quizá la más caliente del cine. Aunque tampoco se puede despreciar un polvo tan bien rodado como el que echan Billy Bob Thornton y Halle Berry en Monster´s Ball.

Benoît Jacquot podría haber contado la sórdida relación entre Marie Antoinette y Gabrielle de Polignac de forma explícita pero en vez de elegir el camino de Dangerous Liaisons recorre los vericuetos volcánicos de Valmont. Les adieux à la reine narra el final de la revolución francesa, otra vez, y quizá podría haber remarcado su exquisita ironía a la hora de caricaturizar una realeza de chiste en vez de profundizar en su entramado sexual. La brecha existente entre estos privilegiados y el pueblo hambriento es tan actual que asusta. ¿Qué diferencia hay entre la escondida homosexualidad de una reina mimada y un rey que con la escusa de matar elefantes visita a su querida? Me temo que la única diferencia es que Antoinette acabó sin cabeza y a Juan Carlos le durará hasta el final. Debe ser que el pueblo tiene más paciencia o que las revoluciones en el siglo XXI son de boquilla.

Al final el sexo implícito es el que prevalece en esta película y esa relación venenosa entre las dos mujeres de la corte está contada con mucha clase y sobriedad bajo la ingenua mirada de una de las lectoras de la reina. El rostro dulce de Léa Seydoux interpreta a esta sirvienta que profesa una admiración enfermiza por la reina francesa. Ésta es Diane Kruger, que dibuja una ambigüedad sexual inédita en la historia cinematográfica de este personaje que Sofía Coppola quiso convertir en icono pop sin éxito. Los dedos de esta Maria Antoinette  caminan por el cuerpo de su amante de manera persuasiva y venenosa mientras su boca recita frases de un guión construido con contradicciones en la escena culmen del filme: la despedida de dos amantes cuya fogosa relación carnal sólo podemos imaginarnos.

Jacquot alimenta nuestra imaginación con una estética poderosísima que envuelve unos valores en decadencia. La poesía del entorno putrefacto es el anzuelo del que nos sujetamos para ir saltando de un día para otro hasta completar los tres últimos días de la revolución. Sin embargo, la seriedad con la que está rodado este relato es tan extrema que el director francés olvida la intensidad del drama. Y a pesar de ocupar el centro de la narración con un personaje femenino, fuerte y complejo, al final resulta demasiado necesaria la presencia de Diane Kruger, sin ella el metraje se diluye y pierde propiedades, o quizá sólo sea que el juego sexual de su personaje engancha irremediablemente.

Pedro Moral
Periodista especializado en Cine, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014. Actualmente, prosigue su carrera en diversos medios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti