Música S.L

-

#culturaTown

Siempre me ha fascinado y nunca he alcanzado a entender la imperiosa necesidad de defender el pasado, de engrandecerlo y afirmar que cualquier tiempo pasado fue mejor.

A menudo me pregunto por qué se ve a The Beatles por encima de The Strokes, a The Cure por encima de Franz Ferdinand o a los vinilos mejores que Spotify. Hay quien dice que los VHS se ven mejor que el Blu-Ray, que tienen un no-se-que. Será el culto al pasado, la nostalgia o el hecho de que el tiempo acaba por convertir casi todo en leyenda y, las leyendas, como tal, en muchas ocasiones no son ciertas o son una mera exageración de la realidad. Una de esas leyendas es la que dice que internet está destruyendo la música.

No paro de leer y de recibir pésimas noticias de buenos amigos que tienen que cerrar sus encantadoras tiendas de discos, incluso las más míticas. Se trata de adaptarse a los cambios, si, pero es complicado ver y aceptar que tu amada Disco Store se acabe conviertiendo en un Zara. ¿Una época de transición?, ¿de cambios y revoluciones?. ¿Y cuándo no ha sido así?

La música, para bien o para mal, es un negocio más. Un negocio, una industria a la que ha afectado de lleno la transición a la vida digital. La sociedad digital elimina barreras innecesarias, es rápida, sincera y llega antes que nadie. Las grandes multinacionales discográficas no van de la mano de ninguno de estos calificativos y la incipiente industria musical independiente le va poco a poco ganando terreno a la caduca organización discográfica. Bailan los cimientos, y eso, en ocasiones, es bueno.

Las grandes «empresas del sector», esas mismas que hacen que muchos artistas queden asqueados cuando conocen el mundo de la música desde dentro y decidan auto-producirse sus discos, esas mismas que no dan un trato personalizado a sus artistas ni creen realmente en la música que «producen», esas que antaño tiraban y siguen tirando maquetas a la basura sin mirar lo que hay dentro, que sacan productos de la nada para rellenar los premios MTV de turno, están viéndose de un tiempo a esta parte en serios apuros gracias a la red de redes, gracias a que el público, cada vez es más culto, más ávido de cultura y más exigente (a pesar de lo que se opine de la nueva generación), puede acceder con un solo click a una ingente cantidad de música sin salir de su habitación. Y eso, ni Teddy ni Wert lo pueden parar.

Mientras haya miles de personas que llenen las salas pagando por una entrada para ver a su banda favorita y mientras esa banda siga teniendo experiencias que contar y sentimientos que plasmar en una canción, la música no estará en peligro. Yo no alcanzo a ver ese final, aunque los que todavía mueven los hilos lo aseguren y sigan rechazando echar un vistazo al futuro e intentando hacer dinero a expuertas del mismo modo que lo hacían años atrás.

Es la hora de, por una vez, dejar de mirar al pasado. Una nueva forma de producir y consumir música es posible y deberíamos centrarnos en ello.

_________________

Todo #culturaTown, aqui

Berto Barros
Creador y Director de hablatumusica.com. Co-founder Lennon Labs.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti