Letizia: la joya indie de la corona

Yaiza SotoSheila Martín

Por todos es conocida la pasión de la Princesa Letizia por la música. No es difícil encontrarla entre el público del Primavera Club, en el DCODE o, como la semana pasada, en La Riviera. En esta última ocasión se la pudo ver disfrutando del concierto de Supersubmarina en una de las dos citas que los de Baeza tenían concertadas. Habría que ver sus caras al día siguiente cuando se enteraron de la presencia real en la sala, imaginamos lloriqueando por haber dado palos únicamente a Ana Botella.

Si no es ya suficiente el esfuerzo que a cada uno nos conlleva pagar una entrada propia, ahora también invitamos a la princesa, sus amiguitas y al equipo de seguridad; pero oye, que puestos a gastar, mejor que lo invierta en cultura que no de safari en Botsuana. ¿Aparecerán en los presupuestos de la Casa Real las entradas para el DCODE, Primavera Club, FIB, Eels y Supersubmarina? Estos que sepamos, porque si de algo se preocupa la amiga Leti es de intentar pasar desapercibida. Que si chupa de cuero, que si camisa de cuadros, pero siempre acaba corriéndose la voz y ahí estamos para encontrar extensos reportajes en revistas de distinta temática, que siempre paran hablando de su estilismo.

Mucho vestidito de protocolo, pero es en este tipo de eventos cuando saca a relucir su personalidad. Una vez deja a Felipe y las niñas en la cama, se enfunda sus pantalones pitillo de vinilo y sus zapatos rojos de charol para darlo todo en el concierto de la semana. A pesar de todo lo paradójico que suene, la princesa de Asturias guarda en su interior un sentimiento rockero que cada vez va a más; pero claro, ya sabemos que las cosas de Palacio, van despacio.

 

Su prenda favorita, la chaqueta de cuero, la adapta a la perfección con su agenda oficial y en sus salidas privadas, la acompaña mal con pantalones de campana. Entre tanto estilo clásico, también se suma a la tendencia del animal print, como queriendo aferrarse a su juventud, donde sus camisas de leopardo desentonan con el estilo sobrio de chaqueta y pantalón al que nos tiene acostumbrados.

Todos sabemos que para disfrutar de un buen concierto siempre viene bien hacer alguna que otra visita a la barra. La plebe somos de cerveza, pero quizás en alguna estantería reservan su buena botella de sidra El Gaitero para ocasiones especiales, culpable de las resacas de Letizia, que eso sí, las oculta con sus mejores RayBan y a posar con el pueblo, que ahora que se ha aficionado a comprar en Mango (del verbo “mangar”) a lo mejor encuentra entre ellos alguna sugerencia a la hora de vestir.

 

No sabemos cuál será el próximo concierto donde la podamos ver, pero tranquilos, que nos enteraremos por la prensa aunque no se hable de la calidad de la actuación y sí de su presencia. Mientras tanto, sólo nos queda cruzar los dedos para que su próximo viaje no sea al Coachella y tengamos que sumar a los gastos del avión y la estancia, los del outfit, que en California no es poco importante.

Redacción #HTM
dic09 | El magazine digital, musical e independiente líder en habla hispana en internet con más de 250.000 sesiones mensuales. Un producto de Breakfast Producciones.