La inquina de Wert

-

Palmero tenía una papelería, un primo y una guitarra. La papelería la tuvo que cerrar, el primo es José Ignacio Wert y sólo le queda la guitarra. En aquella tienda vendía papel maché, bolígrafos y el Marca pero lo que llamaba la atención eran sus libros. Una cuidada selección de novedades que parecía leer con atención. Todas aquellas publicaciones posaban en el escaparate orgullosas y sabedoras que acabarían siendo las grandes novelas y ensayos del año. Los tomos de Palmero eran a las listas lo que Ohio a las elecciones de Estados Unidos. Como el pueblo apenas lee, lo que lee se lo descarga y del Marca no vive ni su propia redacción, Palmero acabó cerrando y dedicándose a tocar las seis cuerdas.

Y mientras las paredes del negocio del papelero se van desconchando en pleno corazón manchego, su primo, el de Madrid, dedica sus esfuerzos en acabar con la misma Cultura. Todo sea por salir en la foto. Ahora el Ministro Wert nos sorprende con la LOMCE -Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa– que no es otra cosa que la joya de la corona de este rey de gesto altivo y gusto por el masoquismo político.

De Wert tenemos constancia desde los ochenta de Tierno. Por aquel entonces calificó como “obscena” la canción ‘Me Gusta Ser una Zorra‘ de Las Vulpes. Por aquel entonces era consejero de RTVE. Las críticas se sucedieron por lo que tiene de doble moral. Aquello debió gustarle y ha luchado por convertirse, desde su pasado más próximo como contertulio a sueldo de Prisa hasta su cargo actual, en un hombre maltratado por sus acciones. [inlinetweet prefix=”” tweeter=”” suffix=””]Ser Ministro de Educación, Deporte y Cultura da para mucho si tu objetivo vital es el de ocupar portadas.[/inlinetweet] Como poco puede hacer Wert en el Deporte ya que todo está hecho para los que piensan que no se trata más que de fútbol, el jefe de la Cultura en España se dedica a pavonear su figura y su fuste por las dos restantes.

¿Recuerdan los Goya? Wert sabía que para ser más visible no debía acudir a la fiesta del cine. Su ausencia no era otra cosa que una confirmación de que él sigue siendo el Ministro, que la cara del secretario José María Lasalle, con su peinado de rizos, sus gafas y su cuidada barba no eran otra cosa que la representación alopécica del Ministro.

A los estudiantes les tiene ganas. Por su juventud y su rebeldía, enemigos de la figura pálida que maneja una cartera que le queda grande. El Ministro quiere verse toro en toriles, preparado para rebanar costillas. Nada es superior al placer que le daba la negación de mano de aquellos estudiantes de excelencia. Lo que pensábamos que era una ley que sólo se daría en la Comunidad de Madrid se ha encargado de desmentir un borrador. El ministerio de Wert tiene decidido acabar tanto con lo que se conoce como Plástica como con la Música. Ambas, establecidas dentro del área de Educación Artística, pasarán de ser asignaturas obligatorias a optativas, liquidando toda su importancia.

Y los alumnos no dejan de convertirse en conejillos de indias en manos de dos partidos que juegan en un tablero cómico. Eso poco le importa a Wert, hombre que se tiene estima, se sabe leído y culto pero se imponen sus ansias de convertirse en el centro del huracán en un Gobierno de mucho gallo con ganas de polémica. Palmero tuvo que cerrar su templo de la Cultura, esa que Wert intenta destrozar cada día un poco más.

J. Castellanos
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014, llegando a ser redactor jefe.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti