Hatsune Miku: La última estrella del pop japonés

-

Piensa en tu grupo favorito. Imagínate ese día esperado en el que admiras la entrada de su concierto y la expectación crece imparable, donde el único fin y futuro es estar allí en primera fila. Ya has entrado, se apagan las luces de la sala, el rugido de la gente es un eco lejano mientras, absorto, no apartas los ojos del escenario en penumbras. Se encienden las luces delatoras y observas, confundido, como aquel personaje idolatrado no es más que un personaje animado cuyo único mundo es una pantalla que muestra su virtual existencia. Eso es Hatsune Miku, la última excentricidad de la isla cuyo sol naciente ha pasado de gobernar una tierra milenaria a tener que observar esta aberración musical. 

Cuando ves que sus jóvenes bandas van vestidas de personajes de anime y sus histriónicos programas exceden el sentido común te ríes, comentas lo extraños que te resultan y pasas página; pero esto es distinto, esto es peligroso. ¿A qué enajenada mente se le ocurrió que esto es una buena idea? Por si alguien no conoce los detalles, Hatsune Miku es la última estrella del pop japonés y se trata de una animación a ordenador cuya voz es generada digitalmente a través del software Vocaloid de la conocida empresa Yamaha. Hechas las presentaciones, hundamos la navaja.

No me queda más que pensar que todos esos millones de personas que siguen la carrera de este ficticio “artista” son, como poco, algo estúpidos. Hemos visto como otros músicos han optado por la máscara de los digital, siendo Gorillaz el máximo ejemplo, pero esto se encuentra en otro planeta, en uno de otra galaxia y quizás otro universo, uno en el que el ser humano ha perdido su juicio y su integridad. Detrás de los humanizados monos del de Blur había músicos, personas reales de carne y hueso, pero el Frankestein musical nipón ni tan siquiera comparte esa oculta humanidad. Que su tecnología sea espectacular, honestamente, me importa una mierda. La tecnología es adecuada hasta donde aporta un servicio y un uso necesario para la humanidad; esto es una lacra, un insulto.

Es tan esencial la naturaleza humana para la música que sin ella no existe emoción; es ese toque intangible con el que conectas, el que habla con las notas como lenguaje. Arranca esa voz y extirpas su significado. Una voz digital no es más que un complemento humanizador, una barrera salvada frente el miedo a lo artificial, pero no es arte. Quien sabe lo que pasaría por la cabeza del mequetrefe que decidió inventar este siniestro personaje, pero desde luego el símbolo del dólar debía arder en sus ojos como un tío Gilito auténtico. “Vendamos ingentes cantidades de música sintética” y, como todo yonki de bien sabrá, lo sintético acaba causando sobredosis. No es real y es el único argumento necesario. Alguien introduce datos en un ordenador y este escupe a borbotones un sonido artificial al que quieren llamar música y empaquetan a precio de saldo. Un artista al que se actualiza, se descarga el nuevo paquete de voz dulce y cambias su registro (porque existen actualizaciones de voz oscura, madura, suave, etc.). Vomitivo es poco.

Es una concepción tan errónea que no hay manera de describirlo. ¡Y además hace conciertos! Pero es que la gente acude a ellos. Una pantalla despliega al personaje que baila en sus secuenciados movimientos, noche tras noche igual, siempre preciso, destruyendo así todo impulso, toda naturalidad. Mientras su grotesco espectáculo emboba a un público ya de por sí atontado frente a la oscura pantalla sobre la que recaen todos los focos, detrás, en la sombra para ocultar la fría esencia de esta, los músicos de verdad interpretan los temas al son de su ficticia líder en una perfecta metáfora de la perversión que ello significa. Y, por si fuera poco, la guillotina no funciona porque “ella” es sempiterna e inmortal; siempre y cuando no la desenchufe, claro, y ya estoy siguiendo el cable.

José Roa
Músico y periodista, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2010 a 2014, llegando a ser editor jefe y alcanzando especial repercusión con su columna 'La Guillotina', editada en 2013 y 2014.

8 Comentarios

  1. Lo que acabo de leer, no es más que una muestra de la inmensa e irremediable IGNORANCIA al insultar y criticar de ese modo tan poco constructivo algo que se considera arte en nuestra sociedad actual.
    Hatsune Miku, desde su salida al mercado en agosto del 2007, ha sido un instrumento musical que en las manos correctas puede llegar a hacer maravillas. Su música es la fuente de inspiración más grande en muchos casos (llámeme estúpida si quiere, pero es la verdad), sus conciertos son muy llenos y esperados, y es porque este “siniestro personaje” como usted la llama, refleja los sentimientos de millones de personas.
    No voy a negar que su inexistencia le haga difícil el competir con cantantes reales, sin embargo a pesar de no poseer sentimientos, es capaz de transmitir sentimientos mejor que muchas personas de carne y hueso. Hatsune Miku ha sido un invento revolucionario, y todas aquellas compañías que colaboraron a su creación y desarrollo deben sentirse orgullosas de su trabajo. Así que con todo respeto, pero usted y sus opiniones tan cerradas al respecto no van a llegar a ninguna parte, y si usted cree que logrará “desenchufar” a la poderosa ídol virtual, pues siga soñando.

    • Hola, Lucía.

      Como puedes comprobar y tú misma has señalado, esto es una columna de opinión. Al igual que tú tienes la tuya, yo expreso la mía a través de esta sección. La tecnología empleada para crear a Hatsune Miku puede parecerme fascinante, pero su trascendencia musical me resulta ínfima. La frialdad de una animación desprovista de capacidad de improvisación, computarizada y medida hasta el más mínimo detalle pierde toda humanidad. Es innegable que el concepto de directo es incompatible con un invento así.

      Siempre estamos abiertos al debate y generarlo es una de nuestras principales motivaciones, por lo que te agradecemos haber dejado tu opinión.

      Un saludo.

      • Hay que ver cuanta es realmente la “frialdad” de la que usted está hablando, puesto que se debe considerar que no puede resultar tan frío el trabajo de muchas personas, empezando desde KEI (artista que dibujó a Hatsune Miku) hasta los trabajadores de Yamaha y usuarios que manejan el programa son quienes le han dado la “vida” a Miku. Ella representa el esfuerzo de todos estos músicos que han compuesto muy lindas canciones utilizando la voz e imagen de Hatsune. Además usted esta hablando únicamente del holograma, no ha conocido más a fondo de que trata esto, por lo tanto usted critica sin fundamentos. Tómese la “molestia” de buscar un poco más sobre Vocaloid y descubrir que es mucho más de lo que usted cree.

        • Mis críticas no van hacia el holograma en concreto, la puesta en escena o la tecnología, sino hacia el conjunto de ellos. No pongo en duda el talento de su dibujante, sus animadores y el equipo de ingenieros que ha desarrollado Vocaloid -del cuál me documenté ampliamente para esta columna, aunque no lo explique al tratarse de un artículo de opinión-, pero, desde un punto de vista musical, me resulta frío.

          Por espectacular que resulte a nivel técnico, el origen sintético es perceptible y entramos en un “Valle inquietante” que, a mí, me causa cierto rechazo. La emoción que puede evocar tiene un origen manipulado, manufacturado, en el que con un botón se elige una voz dulce para ser triste o una eufórica para ser alegre. ¿Es eso emoción? El factor necesario es el impulso, mientras que en Hatsune Miku todo está premeditado y matemáticamente medido.

          Muchas gracias por continuar el debate.

          • Yo tengo el programa Vocaloid, y más específicamente tengo una de las primeras versiones con la voz de Miku. Es muy complejo de utilizar, y lamentablemente no he podido producir demasiado aún dado el hecho de que el programa está en japonés, idioma del cual desconozco bastante todavía. Aún así, he aprendido a manejar lo básico, y a comprender la fonética del niponés. Es mucho más difícil que “elegir la voz con un botón”, además las emociones están en escribir la canción, sílaba por sílaba en cada una de las notas, hasta conseguir una pieza melódica hermosa, y por si fuera poco, el trabajo no termina ahí, para que la canción se presente al mundo, en la mayoría de los casos, se la acompaña de un video que puede ser de animación clásica, con MMD, o Project Diva. Es así como nacen estos éxitos, y actualmente se trabaja para universalizar el programa Vocaloid, poniéndolo disponible en más idiomas.
            Aparentemente usted es un hombre exitoso y experimentado en el mundo de la música, lo cual es respetable, pero aún así, eso no le da derecho de llamar “estupidos

          • A los fans de Hatsune, ni de llamar “aberración” a la misma, y mucho menos de burlarse de Japón. Usted dice que considera todo esto como algo peligroso, pero permítame aclararle que el peligro depende del punto de vista propio, y no me imagino en que condiciones se encuentra usted para llamar de “peligro” a algo que realmente es inofensivo.

          • Tienes razón en que la composición de la canción aporta el contenido emocional, pero no se puede olvidar lo que también aporta la interpretación. La misma melodía cantada de una u otra manera puede evocar diferentes cosas, o no evocar nada en absoluto.

            Lo que veo peligroso es que su aceptación se expanda y termine por ser normativo que la Música mayoritaria prescinda de intérpretes humanos, porque yo, personalmente, creo que la Música es mucho más que eso.

          • Bueno la verdad es que, su aceptación crece con los años. Aproximadamente 2,4 millones de personas siguen la página oficial de Facebook, y Crypton ha organizado exposiciones espectaculares en Indonesia y actualmente se dirigen a New York y Los Ángeles.
            Hatsune Miku es un fenómeno que se ha ganado el cariño y respeto de muchos, incluso en nuestro lado del mundo. Todos aquellos que trabajan tras la imagen de tan adorable personaje son quienes merecen nuestras gracias y nuestros aplausos por su valioso esfuerzo.
            La verdad no se que propone usted para enfrentarse contra esto, pero estoy segura que todo plan para arruinar semejante legado, será inútil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti