Las canciones que un documental recuperó

-

856643_10201310988115783_1402363678_oVivimos en un mundo en el que toda inocencia ha desaparecido, donde la sorpresa se ha convertido en leyenda y todo se conoce al instante. Menos sorprendente aún es en el mundo de la música. Se habla de grandes discos antes de grabarse, de nombres de bandas que marcaran el futuro sin publicar ni un solo largo donde sus carreras arderán antes de echar a andar. En pleno siglo XXI nos hemos encontrado con Sixto Rodriguez, el hombre de la historia que ya no sucede.

Ya habló Pedro Moral en este mismo sitio de la historia del de Detroit. Uno de esos nombres anónimos que no vendió más de 6 álbumes, un artista que tuvo que dejar de serlo comido por su propio fracaso. La vida de un músico con la magia suficiente como para seguir la estela de los grandes de los setenta pero que, tal vez por un destino caprichoso, tal vez por un nombre alejado de los cánones norteamericanos, no consiguió calar en una sociedad dispuesta a crecer bajo la música. Su éxito no estaba hecho para EE.UU.

Fue Sudáfrica el país que le hizo grande bajo unas letras que actuaron como personaje secundario del hundimiento del Apartheid y ha sido ‘Searching for Sugar Man’ la película que ha conseguido resucitar dos álbumes destinados al abismo.  Habrá mil nombres que la historia no nos cuente. Apellidos que el anonimato, la mala suerte o los arrebatos nos oculten para siempre y nos aparten de su música, canciones de primer nivel, antítesis de productos de mercado vacíos de contenidos y hechos para el olvido.

El cine tiene la oportunidad de reivindicar lo que la música tiene complicado hacer. Un templario dispuesto a vengar la oportunidad que esta dejó pasar. Y tienen los premios la importancia que el ganador le da más que la que los medios le otorgan. Tal vez este Oscar que acaba de ganar, además de premiar con la calidad merecida de la cinta, haya dado a conocer al gran público la historia de un héroe de casta obrera que una vez creó crudas canciones sobre prostitutas, puertos oscuros y camellos que de otro modo todos hubiésemos perdido en un mundo en el que creemos que nada se escapa de nuestras manos. Pocos sabremos si a Rodriguez le importará este reconocimiento, si la austera vida que se nos mostró en el documental cambiará con toda esta justicia poética. Lo que todo esto nos ha traído han sido canciones. Grandes cortes para el recuerdo. Nick Cave dice que las malas canciones desaparecen y las buenas siempre se quedan. Esperemos que las de Rodriguez no vuelvan a perderse.

J. Castellanos
Periodista. Formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2011 a 2014, llegando a ser redactor jefe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti