¿Pagan los ricos la cultura?

-

A la cultura le cuesta ser independiente, especialmente en España. Tenemos una tradición histórica de paternalismo artístico por la cual nos cuesta soltar la mano del mecenas y buscar la emancipación liberadora. Cierto es que muchas veces esto resulta imposible porque, no nos engañemos, aquí la cultura es como la Semana Santa: la gente llora orgullosa por devoción ante una imagen de la que luego se olvida durante todo un año. Con la cultura, y la música más concretamente, sucede lo mismo. A todos nos encanta la música, pero, ¿pagar 15 euros por un concierto? ¡¿Tú crees que soy rico o qué?!

Ahí entra en juego la figura del mecenas, personaje histórico amigo y, a la vez, “dueño” del artista y su producción creativa. Grandes artistas han logrado llevar a cabo sus obras gracias a benefactores individuales cuyo beneficio se traducía en renombre durante una época en la que esto valía tanto como las propias riquezas, si no más. Ahora, el mecenazgo no lo ofrecen los nobles feudales, lo hacen sus homólogos actuales: empresas privadas y personalidades de clase alta y adinerada.

En España, hemos visto morir la era del patrocinio y el apoyo público a la cultura, dando paso a la del ataque de aquel que la protegía. Una miseria moral de la que seguro se sienten orgullosos. Sin el apoyo público -un soporte que, en mi opinión, nos convierte en vagos dependientes en demasiadas ocasiones-, muchos artistas se ven en la necesidad de recurrir a una pseudo-mendicidad para poder llevar a cabo su labor. Porque el apoyo necesario no es sólo financiero: es estructural, educativo, moral, de facilitación de plataformas, de estimulación creativa, son muchos factores y todos se descuidan.

El mecenazgo podría entenderse como institución básica cultural… ¿o solamente lo fue? En otros países de nuestro entorno sigue siéndolo, aunque su cara no sea la misma. En Francia, el 93% del mecenazgo proviene de PYMES y no solo eso, pues el patrocinio individual también es mucho más cuantioso. Ello puede venir por la diferencia entre los beneficios fiscales:

Ahorro fiscal

Francia: Empresas 90 % | Particulares: 66 %
España: Empresas 35 % | Particulares 25 %

Pero las raíces del problema van más allá. ¿Es el mecenazgo el que necesita apoyo y estímulo? ¿No sería mejor darles alas a los creadores? Sin ellos no hay nada, pero sin dinero aquí la gente no es más que otro número en la cola del paro. Ante la despreocupación de las instituciones, tratamos de confiar en el prójimo: de ahí nace el crowdfunding. El artista busca auxilio en la masa desinteresada; hasta Bruce Springsteen encontró a sus propios “mecenas” locales en Tex y Marion Vinyard mientras daba sus primeros pasos en una Nueva Jersey repleta de bandas emergentes.

Necesitamos independencia, que el músico pueda ejercer su inquietud creativa sin depender de elementos externos, pero no puede hacerlo sin plataformas que soporten y fomenten esta actividad. El mecenas renacentista será una figura obsoleta y, desde luego, no es momento de confiar en grandes empresas codiciosas e interesadas o gobiernos engreídos, pero todos podemos apoyar, por poco que sea, la cultura que florece a nuestro alrededor.

José Roa
Músico y periodista, formó parte de HABLATUMÚSICA.com de 2010 a 2014, llegando a ser editor jefe y alcanzando especial repercusión con su columna 'La Guillotina', editada en 2013 y 2014.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo + visto

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

Los discos de Radiohead: del peor al mejor

Los cinco miembros de Radiohead nunca serán recordados por sus escándalos, sus excesos, sus extravagancias ni su alcoholismo.

M.I.A.: La revolución en la moda

La artista británica M.I.A. lanza su nuevo álbum, 'Matangi', y aprovechamos para hacer un repaso al ecléctico estilo que la acompaña desde sus inicios.

Los discos de Muse: del peor al mejor

No era sencillo sorprender a la audiencia de los últimos noventa ni los primeros 00's, pero Muse fue capaz de conseguirlo.

Lo más comentado

Si haces electrónica no te llames músico

Llegas a un concierto y, en un inmenso escenario, solo hay un hombre y un ordenador. ¿Es un músico? No, él hace electrónica.

¿Es necesario el ‘The Endless River’ de Pink Floyd?

Los restos de la mítica formación de Pink Floyd inventan un nuevo álbum que puede seguir dañando su discografía.

RelacionadosNo te los pierdas
Seleccionados para ti