Kathleen Brennan, la mujer que domó a la bestia